18 de agosto de 2022

Marte

Una zona sembrada de rocas en MarteCreative Commons

Ciencia

Por qué traer muestras de Marte podría poner en peligro la Tierra

El lanzamiento de la misión Mars Sample Return (MSR) con la que la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) planean traer muestras de Marte a la Tierra está inicialmente previsto para finales de esta década. Aunque el plan de ejecución se encuentra todavía en fase de diseño, el proyecto actual pasaría por el envío de un dispositivo compuesto por un róver, una plataforma de superficie y un vehículo de extracción que recogieran las diversas rocas, polvos y aires marcianos recolectados por el róver Perseverance y los enviaran de regreso a nuestro a planeta con la ayuda de una nave.
Se trata de una de las operaciones espaciales de mayor expectación de los próximos años, y no es para menos. Entre otras cosas, la MSR permitirá determinar con exactitud si existe o no vida microscópica en el Planeta Rojo y, en caso afirmativo, ayudará a entender las circunstancias y factores ambientales que la posibilitan. Sin embargo, no toda la comunidad científica está de acuerdo en que traer las muestras en bruto y sin un análisis previo sea una buena idea: algunos expertos temen que con ellas se introduzcan de manera involuntaria patógenos alienígenas que puedan derivar en algún tipo de contaminación planetaria de consecuencias impredecibles. Por ello, creen que sería mucho más prudente estudiar los materiales en el espacio antes de traerlos a la Tierra.
«[Todavía] seguimos encontrando organismos terrestres que hacen cosas nuevas bastante interesantes desde el punto de vista de la vida potencial en otro lugares. Entonces, ¿por qué pensamos que no tenemos que tener cuidado? La respuesta es que hay que tenerlo, como han subrayado repetidamente las Academias Nacionales […] La gente tiene que tener respeto por lo desconocido», explica el astrobiólogo John Rummel, exmiembro del Subcomité de Protección Planetaria del Consejo Asesor de la NASA, en declaraciones a la revista Scientific American, que ha publicado recientemente un artículo al respecto.
Al igual que él, otro colega, Barry DiGregorio, afirma que hay que desechar todas las muestras marcianas que puedan suponer un peligro para la biosfera. Y una encuesta de la NASA sobre esta cuestión lanzada al público a principios de este año recibió 170 respuestas, la mayoría de ellas a favor de un estudio extraterrestre de las muestras para no poner así en riesgo al planeta.

Posible solución

La solución a esto, apuntan, pasaría por una instalación espacial que recibiera los ejemplares y verificara su desinfección antes de remitirlos a la Tierra. Sin embargo, también hay dudas sobre su viabilidad económica y logística: mientras que algunos científicos creen que con un sencillo centro de análisis bastaría, otros desconfían de que una infraestructura de esas características posea las garantías suficientes para llevar a cabo tamaña tarea. Algo que, si se tiene en cuenta que también China ha anunciado recientemente su intención de traer muestras por su propia cuenta y hoja de ruta, complica aún más las cosas a dichos efectos.
Sin embargo, no todos los expertos creen que traer muestras sin pasarlas antes por un filtro pueda implicar realmente un peligro. Tal es por ejemplo el caso del astrobiólogo Steve Benner, quien explica que Marte es a menudo golpeado por asteroides y otras rocas espaciales y que, como resultado, disipa sustancias que llegan anualmente en cantidades de hasta 500 kilogramos a nuestro planeta. «En los más de 3.500 millones de años desde que apareció la vida en la Tierra, miles de millones de otras rocas han realizado viajes similares», explica, por lo que concluye que «si la microbiota de Marte existe y puede causar estragos en la biosfera de la Tierra, ya habría sucedido, y unos pocos kilos más no supondrán ninguna diferencia».

Temas

Comentarios
tracking