28 de mayo de 2022

Manu Tenorio

Entrevista

Manu Tenorio, dispuesto a exhibir su talento oculto en las cocinas de 'MasterChef'

El cantante se postula como participante del talent culinario y revela que la cocina es su «vía de escape»

Alegre, entusiasta, soñador, enamorado de su familia, amante de la música y defensor a ultranza de espectáculos en directo en un formato «acústico e íntimo». Sin duda, una definición de Manu Tenorio que para nada sorprende a su público. A sus 46 años, el extriunfito cosecha grandes éxitos a nivel personal y profesional ya que, además de haber formado una preciosa familia junto a su mujer, Silvia Casas, considerada su pilar fundamental, el artista cuenta con una imparable carrera musical a sus espaldas que ya excede los 20 años. No obstante, no hace mucho tiempo sintió la llamada de explorar nuevos horizontes profesionales que le han llevado a adentrarse en la gran pantalla para realizar un pequeño cameo y a gritar a los cuatro vientos el que se puede considerar uno de sus talentos ocultos: la cocina.
«Zapatero a tus zapatos». Quizá esta haya sido la frase más destacada que el cantante sevillano ha pronunciado durante una entrevista exclusiva a los micrófonos de Gtres. Con ella ha dado a entender que no hay profesión en el mundo que le haga desviar su atención de su verdadera vocación, pero lo cierto es que reconoce tener un conmensurable interés en descubrir el fantástico mundo que se esconde tras las cocinas de MasterChef.  
Tal vez un posible fichaje por el afamado programa de TVE le haga ver que en el sector culinario no existe la competitividad y la notable división que, según Ana Guerra, se puede apreciar en la industria musical. No comparte su teoría, pero sí garantiza que ha sufrido en sus propias carnes la imparcialidad de las discográficas movidas únicamente por su propio interés. Descubrimos a un sincero Manu Tenorio que, una vez más, vuelve a regalarnos su versión más transparente.
–¿Qué destacarías de Festivales con Encanto?
–Lo que destacaría de estos festivales es que se está poniendo de relieve la música en riguroso directo, en un formato acústico e íntimo. Se están dando a conocer rincones de España y rincones que son maravillosos y realmente para muchos formatos de música como el mío, ese tipo de entorno, ese tipo de recintos son muy agradecidos, porque realmente alcanzar una conexión con el público es maravilloso. Y, desde otro punto de vista, hay un tipo de público al que le apetecen los conciertos sentados y ese tipo de formato. 
–¿Cómo han sido las navidades este año? ¿Qué balance haces de estas fechas navideñas?
–El balance es muy positivo. Lo hemos vivido en familia, con mi hijo, con mi mujer, hemos estado con la familia, hemos estado también trabajando, planificando el año... Este año ha sido bueno, así que el análisis es positivo.
–¿Y cómo se presenta 2022? ¿Cuándo vamos a poder ya verte en la gran pantalla, en el cine, en ese papel como actor?
–La verdad es que ha sido un pequeño cameo, una intervención, tampoco es que vaya a dar el salto a la gran pantalla, por lo menos por ahora. Ha sido una experiencia maravillosa, me he divertido mucho. Pero mi trabajo es estar sobre los escenarios, en la música en directo, que es donde me siento más cómodo, donde creo que aporto algo importante. Zapatero a tus zapatos.
–David Bustamante, que es compañero tuyo, se ha lanzado al mundo de los musicales. Si se te presenta una oferta de esta índole, ¿te gustaría hacerlo?
–Creo que en la vida es muy importante afrontar nuevos retos y salir de tu zona de confort. Evidentemente, los cantantes con un micro delante están en su salsa y están cómodos. Pero realmente cuando tientas el futuro, cuando te tientas en tus posibilidades de actuar, de hacer un musical, estás agudizando los sentidos. Creo que es maravilloso intentar nuevas posibilidades.
–O sea, que no te cierras esta puerta...
–No, no me cierro esa puerta. Pero la verdad es que hay muchísimo trabajo ahí en los musicales. Para mi gusto son muy complicados porque son muchas representaciones, tienen que estar a full muchas veces, casi todos los días. Es un trabajo bastante duro.
–¿Y los fogones cómo se te dan? No sé si te interesaría tener una oferta gastronómica, por ejemplo, de un programa como MasterChef de TVE...
–Me gusta mucho una cuchara. Soy mucho de guisar y me lo paso muy bien. El mundo de los arroces, por ejemplo, me apasiona porque no solamente me ayuda a comer bien, sino que también me ayuda mucho a relajarme. Yo cuando cocino lo utilizo como vía de escape porque empiezas a poner los ingredientes con tu musiquita, te pones tu copita de vino y me ayuda a relajarme y a estar tranquilo. La verdad es que estoy abierto porque me apasiona desde hace ya mucho tiempo.
Manu Tenorio

Manu Tenorio es un apasionado de la cocinaGTRES

–¿Y tu hijo sigue tus pasos en el mundo de la música o a él lo ves interesado en otros caminos?
–Creo que los niños deben de estar a lo que tienen que estar. Ellos tienen que estar disfrutando de su infancia, de su niñez, de su crecimiento. Tienen que estar en su colegio, tienen que jugar cuando tienen que jugar, tienen que trabajar cuando tienen que trabajar. Yo tampoco lo tiento mucho con el tema musical ni artístico porque esto es algo muy vocacional. Esta profesión es muy visceral, muy bonita, pero también estar ahí es muy duro. Es consagrar tu vida a tu pasión y siempre tienes la sensibilidad a flor de piel. Él instintivamente ya irá eligiendo el camino que mejor le corresponda.
–¿Y él os pide un hermanito o se siente cómodo siendo el rey de la casa, siendo hijo único?
–Últimamente está muy cómodo. Se sienta en su trono y la verdad es que no se lo plantea mucho. Hubo un momento en el que sí, el tío presionaba, pero bueno, ahora parece que está cambiando un poquito, está viviendo muy cómodo.
–¿Y los padres tenéis planes de ampliar la familia o estáis así bien?
–Nosotros estamos bien, la verdad. Somos una familia que, gracias a Dios, estamos muy bien juntitos. Lo pasamos muy bien y hacemos muchas cosas juntos. Nos vamos de viaje, trabajamos... Por ahora estamos muy bien, no tenemos planes.
–Las navidades son siempre fechas que nos remueven un poco. ¿Habéis podido felicitar la Navidad a la familia de Álex Casademunt?
–De vez en cuando me wasapeo un poco con el hermano, pero efectivamente son fechas muy duras y todo está muy reciente. Creo que ninguno nos hemos acostumbrado todavía a su ausencia. Todavía tenemos la asignatura pendiente de rendirle un bonito homenaje, que tampoco cuesta mucho trabajo.
–¿Llegará ese homenaje?
–Espero que sí porque muchas veces es cuestión de querer. Tampoco estoy hablando de llenar el Madison Square Garden o el Bernabéu. Es sencillamente reunir a los compañeros y hacerle un pequeño homenaje. Sería bonito y no solamente por nosotros, sino porque también es una persona que tenía ocupado el corazón de muchísima gente que ha sentido también la pérdida de ese compañero.
–Hace poco, Ana Guerra, que también pasó por Operación Triunfo, hizo unas declaraciones un poco polémicas en las que aseguró que, una vez se salía de la academia, había competitividad entre los compañeros por las discográficas. ¿Eso también lo tuvisteis vosotros en la primera edición de Operación Triunfo?
–Ese tema de la multinacional de discográficas es otro terreno en el cual podríamos hacer un documental, pero dividido en fascículos.
–Decía que intentaban dividiros un poco y crear competencias entre vosotros.
–Yo no lo vi así, la verdad. Lo que sí es cierto es que dejan de trabajar contigo en pros de otros. Es una manera diferente de verlo, pero también tienen sus prioridades como cualquier otra empresa que apuesta más por unos trabajadores que le interesan y otros no. Llevo más de 15 años de manera independiente y ya he sufrido en mi carne esa historia y esa película. Me lo tomo con mucha ligereza, con mucha normalidad. Tampoco hay que darle demasiado ruido. Tienes que invertir la energía realmente en lo importante, que es trabajar todos los días, estar bien contigo mismo y aprovechar los recursos que tengas en tu mano.
–Y vosotros, además, sois como una familia y lo demostrasteis cuando falleció Alex Casademunt. Os vimos como una piña apoyando a su familia y luego también en muchísimas escapadas con Rosa, Natalia, Nuria y tú. ¿Sois todos una gran familia?
–Somos una gran familia porque somos compañeros que estamos muy bien avenidos. Obviamente, hoy cada uno tiene su vida, su carrera y su trabajo. Son muy contadas las veces que nos reunimos al año porque no es lo mismo que uno tenga 25 o 30 años o que ya pases de los 40, que tienes hijos, tienes tu responsabilidad y tu familia y ya no sales tanto.
–Estamos esperando un reencuentro este 2022 en la boda de Chenoa. ¿Lo habrá?
–No me preguntes por eso porque yo no tengo ni idea, la verdad.
–¿Tú le deseas lo mejor a todas tus compañeras?
–Por supuesto. Eso no hay ni que decirlo porque es evidente que sí.
Comentarios
tracking