04 de diciembre de 2021

Carmen Thyssen el pasado septiembre en Madrid

Carmen Thyssen el pasado septiembre en MadridGTRES

El culebrón de la colección privada de Carmen Thyssen llega a su fin

El patronato del Museo Thyssen-Bornemisza ha dado el visto bueno al contrato de alquiler entre el Gobierno y la baronesa para su colección de arte
El patronato del Museo Thyssen-Bornemisza, reunidos el ministro de Cultura y Deporte Miquel Iceta, la baronesa Carmen Thyssen o el secretario general de Cultura, Víctor Francos, además de otros patronos, confirmó ayer la materialización del contrato de alquiler entre el Gobierno y Carmen Thyssen para su colección de arte, después del acuerdo alcanzado por ambas partes el pasado enero por 15 años y 6,5 millones de euros anuales con una opción de compra a la finalización del contrato.
El pacto, refrendado en julio por Real Decreto, siendo aún ministro Rodríguez Uribes, fue objeto de tres prórrogas debido a a una serie de aspectos fiscales y de propiedad entre la baronesa y su hijo Borja, firmantes del acuerdo como propietarios de la colección. Se abre ahora un período de  tres semanas de alegaciones tras el que se firmará una fecha para la firma del documento. 
Mata Mua, de Paul Gauguin

'Mata Mua', de Paul Gauguin

El préstamo de las 427 obras de la colección propiedad de Carmen Cervera se firmó en 1991 con una duración de 10 años y renovación anual. En 2017 la baronesa entendió que el contrato estaba desfasado y desde entonces las negociaciones con el Gobierno han sido constantes, desde la titularidad de la cartera de Íñigo Méndez de Vigo, del Partido Popular, hasta la actual de Miquel Iceta.
De momento solo se expondrán 180 obras, propiedad de Borja Thyssen y de la baronesa, aunque únicamente figurará el nombre de Carmen Cervera hasta que se especifique cuáles pertenecen a su hijo. El contrato incluye Mata Mua, la obra de Gauguin que salió del museo el año pasado y que dio pie a una de las crisis más graves entre el Estado y la baronesa.
La colección de la baronesa Carmen Thyssen es independiente de la de su marido, el barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza, que sí es propiedad del Estado y que fue adquirida en la década de los noventa para constituir el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza.
tracking