04 de julio de 2022

Portada del segundo volumen de memorias de la cantante Tina Turner, 'La felicidad sale de ti'

Portada del segundo volumen de memorias de la cantante Tina Turner, 'La felicidad sale de ti'

Tina Turner publica su segundo libro de memorias con el agradecimiento como arma contra el suicido

La felicidad sale de ti es el segundo libro de memorias de una estrella de la música, que ha sufrido la violencia, la depresión y los malos pensamientos negativos

Tina Turner ha escrito un libro espiritual, «personal», tal y como ella reconoce al desgranar el relato de sus vivencias y recuerdos desde la altura de sus 82 años, y de haber conseguido todo a lo que aspiraba en el mundo de la música, aunque su vida también haya sido puro sufrimiento.
El budismo parece haberle concedido un método para interpretar la realidad y sus vivencias desde un pensamiento positivo. Según confiesa, «la práctica de la espiritualidad budista ha hecho de ella una persona reflexiva y positiva, que la ha sacado del pozo en el que estuvo estancada por años”. Y es precisamente esa positividad la que transmite en este segundo libro que no es exclusivamente «de música o de recuerdos, sino un libro muy personal».

El agradecimiento como arma

La artista comienza su relato con un «agradecimiento a los lectores»; un agradecimiento que es el hilo conductor de la historia y «un arma muy potente contra la depresión, e incluso la idea del suicidio», a la que se ha tenido que enfrentar en más de una ocasión.
Desde su nacimiento «en un sótano sin ventanas relegado a la maternidad de mujeres negras en el hospital del condado» de Tennessee, sabe por experiencia que hay voces negativas en la cabeza que pueden ser peligrosas: «eres demasiado mayor, demasiado delgado, demasiado gordo, demasiado esto, demasiado lo otro, y tal vez permitimos que esas voces debiliten la autoestima».
Su madre nunca la quiso y para ella esa certeza fue «una gran carga». La cantante describe cómo su madre la abandonó con su abuela para irse a la ciudad, cómo perdió a su única confidente: su prima Margaret, en un accidente de coche.

El abandono de su madre y la violencia de Ike

Al morir su abuela, comenzó una nueva vida en Sant Louis: «Cuando tenía 17 años fui al Club Manhattan, un local de música fuerte y lleno de humo, donde conocí a dos hombres que tendrían un papel muy importante en mi vida». Uno de ellos era Ike Turner, su futuro marido y la razón de su bajada a los infiernos a través de una caótica y violenta historia de tortura física y psicológica. «Supuso una interminable sucesión de calvarios. Me cambió el nombre de Anna Mae Bullock por el de Tina Turner al principio de nuestra relación, a pesar de mis protestas».
Pero el éxito no supuso, precisamente, la felicidad, sino el origen de «las inseguridades de Ike, que aumentó su consumo de drogas, con lo cual sus accesos violentos se hicieron más frecuentes».
Una noche, antes de salir al escenario, se tomó «50 pastillas para dormir y, al despertar, sintió una «profunda decepción», al darse cuenta de que no había conseguido acabar con el sufrimiento. En el peor momento, se abrazó al budismo. «Rugí y continué rugiendo hasta que superé todos los retos» El resto de las memorias es ese desafío de positividad y agradecimiento que encontró en el budismo, tras pasar por el desierto del éxito musical , la droga y la violencia familiar.
Comentarios
tracking