05 de diciembre de 2022

La finalista del Premio Planeta, Cristina Campos, sonríe junto a su obra premiada 'Historia de mujeres casadas'

La finalista del Premio Planeta, Cristina Campos, sonríe junto a su obra premiada 'Historia de mujeres casadas'Paula Argüelles

Finalista Premio Planeta 2022

Cristina Campos: «Pasé de sacar ceros en España a sacar nueves en EE.UU.»

La finalista del Premio Planeta se muestra crítica con el sistema educativo español que no tiene en cuenta a los alumnos «creativos»

Más de dos semanas después de saber que su obra ha sido la elegida como la finalista del Premio Planeta 2022 Cristina Campos sigue emocionándose al hablar de ello. Se muestra agradecida y feliz por el año que le espera promocionando Historias de mujeres casadas junto a Planeta.
–Dos libros, dos triunfos. ¿Cuál es la clave?
–El esfuerzo. Hay mucho esfuerzo detrás. Y la perseverancia. Soy una mujer muy perseverante. He creído en mí y supongo que eso me ha llevado adonde he llegado.
–¿Cuál fue la emoción que le llenó el día que dijeron su nombre en la entrega de premios?
–Sentí un profundo agradecimiento hacia Planeta porque al final han sido los que me han descubierto, los que con mi primera novela me enseñaron a escribir. Me guiaron. Me enseñaron cómo. Cómo tenía que presentar una novela al mundo. Les debo mucho a mis editoras.
–¿Ha llorado escribiendo esta novela?
–Sí. He llorado y me he reído mucho. Es una historia de tres amigas en donde el tema del matrimonio es el principal. Pero luego está la amistad femenina, que para mí es muy importante en la novela y en mi vida.

Mi novela habla de mujeres contemporáneas, blancas europeas, privilegiadas y económicamente independientes de sus maridos

–¿Con cuál de las tres protagonistas se identifica más?
–La novela juega con el álter ego y te explica cómo se construye uno. Mi alter ego es Gabriela, la protagonista.
–Al recibir el premio apeló a la ministra de Educación para reivindicar más creatividad en las aulas...
–Lo hice con toda la elegancia que pude porque además creo que están haciendo las cosas muy bien. Pero también es verdad que es una pena que creativos como yo seamos un fracaso durante nuestros años escolares y luego durante nuestra edad adulta tengamos éxito laboralmente. Yo no sé cómo se pueden cambiar las cosas. Pero sí sé que estudié un año en Estados Unidos y pasé de sacar ceros en España en matemáticas a sacar nueves, porque hay un sistema de niveles. No se nos puede evaluar igual a unos que a otros y en eso el sistema americano es bastante acertado.
–También en su libro encontramos algunos temas de actualidad que son polémica... ¿Son pequeñas reivindicaciones o simplemente la contextualización de la trama en su tiempo?
–Cuando escribes, intentas que el lector aprenda. Y por supuesto, tu punto de vista está ahí. Pero sobre todo pretendo entretener, que el lector lo pase bien, que tenga un viaje bonito, que siga el arco de los personajes y que se crea la novela, el contexto histórico. Esta es una novela contemporánea que acaba en el 2018. Entonces, salen temas que a mí personalmente me tocan de cerca como el de las bajas por maternidad. Estas bajas de cuatro meses... ¿no somos europeas? Son temas que salen en la novela porque creo que son interesantes y hacen reflexionar...
Cristina Campos

Cristina CamposPaula Argüelles

–La infidelidad y el matrimonio son temas centrales. Cada vez hay más divorcios. ¿Cree que es consecuencia en parte de una pérdida de los valores tradicionales?
–Mi novela habla de mujeres contemporáneas, blancas europeas, privilegiadas y económicamente independientes de sus maridos. La media de duración de un matrimonio en España es de 16 años, según las estadísticas. Es complejo estar 20 años al lado de la misma persona... Yo defiendo el matrimonio, pero no es fácil. Ahora tenemos más libertad para poder hacer cosas que nunca se deberían de hacer. La mujer contemporánea tiene la libertad de irse si quiere. ¿Por qué se queda? En la mayoría de los casos por que hay hijos de por medio. Esta novela sin hijos no funciona.
–Se habla mucho ahora del poliamor y de otras formas de relación. ¿Cuál es su opinión?
–Las mujeres que retrato en el libro son mujeres mayores de 40 años, que bebemos un poco de la herencia del linaje de nuestros padres con matrimonios conservadores y luego nuestras hijas. Mi hija de 22 años que te habla del poliamor, de las relaciones abiertas y a mí me parece fantástico. Qué divertido. Pero yo no creo que esté preparada para eso.
–¿Qué mensaje busca trasladar entonces al lector?
–Que pasen cuatro horas divertidas leyendo mi novela. Que rían, que lloren, que se conmuevan. No busco nada más que eso.
–¿Le tiene miedo a la gira que le espera con Historias de mujeres casadas?
–No tengo nada de miedo a la gira. Me apetece mucho, estoy muy feliz. El éxito en cualquier disciplina artística es muy efímero. Por ello estoy disfrutando de esta entrevista como si fuera la última. Así que feliz.
–¿Ha reafirmado algo de sí misma que desconocía escribiendo esta novela?
–Que buscar la excelencia en ser perseverante y creer en ti mismo te lleva al éxito. Me reafirmo en eso. Escribir es profundamente solitario y tienes que estar dispuesto a estar tres años encerrado en tu mente. Sin teléfonos, sin WhatsApp, sin redes sociales, sin nada... Para poder llegar donde he llegado.
Comentarios
tracking