28 de mayo de 2022

La cantante brasileña Elza Soares

La cantante brasileña Elza SoaresAFP

Música

Muere la cantante brasileña Elza Soares, la 'Voz del Milenio'

La legendaria cantante brasileña Elza Soares, que en 1999 fue elegida por la radio BBC de Londres como la 'Voz del Milenio' y dejó su huella en la samba, la bossa nova y la música popular brasileña (MPB), murió este jueves a los 91 años por causas naturales, informaron sus asesores.
«Es con mucha tristeza y pesar que informamos del fallecimiento de la cantante y compositora Elza Soares, a los 91 años, a las 15 horas y 45 minutos (18.45 GMT) en su casa, en Río de Janeiro, por causas naturales», según el comunicado de su asesoría.
La cantante, famosa por su voz ronca, por su historia de superaciones personales y por su longevidad artística, ya que seguía activa hasta el año pasado, murió un 20 de enero, por coincidencia la misma fecha del fallecimiento, pero en 1983, del campeón mundial Manuel Francisco dos Santos, Garrincha, uno de los futbolistas más famosos del mundo y su compañero sentimental por 16 años.
«Icono de la música brasileña, considerada una de las mayores artistas del mundo, la cantante elegida como la Voz del Milenio tuvo una vida intensa y emocionó al mundo con su voz, su fuerza y su determinación», añade el comunicado de su asesoría.
Soares, que era dueña de una voz ronca incomparable y una exitosa carrera musical de 70 años, alcanzó fama mundial tras presentarse en Viña del Mar durante el Mundial de fútbol de Chile 1962, cuando conoció a Garrincha.
Elza Gomes da Conceicao (Río de Janeiro, 23 de junio de 1930), que figura en la lista de las 100 mayores voces de la música brasileña elaborada por la revista Rolling Stone Brasil, fue una de las grandes homenajeadas en el último carnaval de Río de Janeiro, el de 2020, antes de que la pandemia suspendiera las fiestas.
En la ocasión desfiló en el sambódromo como destaque de Mocidade, una de las escuelas de samba del Grupo Especial de Río de Janeiro, como símbolo de la resistencia de los negros, las mujeres y los más débiles, por su historia de superaciones personales y los prejuicios que sufrió como negra, de origen pobre y nacida en una favela.
En medio de la extrema pobreza en que vivía, su padre la obligó a casarse a los 12 años con un hombre mayor de quien sufriría violencia machista, incluso con un disparo en un brazo.
A los 13 años tuvo a Joao Carlos, el primero de varios hijos, dos de los cuales murieron a causa del hambre. A los 21 años, viuda, tuvo que hacerse cargo de cinco hijos, una de las cuales fue secuestrada en 1950 y solo volvió a encontrar 30 años después.
Su relación con Garrincha también le generó problemas debido a que el futbolista estaba casado cuando decidieron vivir juntos y la sociedad machista de la época terminó marginándola, incluso con un veto a la venta de sus discos.
Su único hijo con el famoso futbolista, Garrinchinha, nacido en 1976, murió a los 10 años en un accidente de tránsito, lo que le provocó una profunda depresión y hasta la llevó, según admitió posteriormente, a intentar el suicidio.
Su matrimonio con el campeón mundial también se caracterizó por episodios de violencia machista y la cantante decidió abandonarlo antes de que el futbolista, alcohólico, terminara muriendo de cirrosis.
Tras varios años viviendo en Europa y Estados Unidos, volvió a Brasil en 1994 para, en un nuevo ejemplo de superación, relanzar su carrera.
Esa historia de superaciones fue resumida en una canción que el cantautor brasileño Chico Buarque compuso en su honor y que tituló Dura na queda (Dura para caer).
Varios de los episodios de su vida están retratados en sus composiciones, como Maria da Vila Matilde, un himno de la resistencia feminista, o la aún más actual Carne (2002), un emblema de la lucha antirracista inmortalizado por el verso A carne mais barata do mercado é a carne negra (La carne más barata del mercado es la carne negra).
Comentarios
tracking