27 de mayo de 2022

La joven artista bilbaína Maren

La joven artista bilbaína MarenPaula Argüelles

Entrevista con la cantante y compositora Maren

Maren, la joven promesa pop de la música indie: «Eurovisión es surrealista»

Esta joven música de Bilbao, que ha compartido cartel con Bastille, Fangoria o Rigoberta Bandini, dice que no escucha reguetón: «Nada, nunca»

Hace un año ya que Maren, nacida en Bilbao en 2002, publicó Margaritas y lavandas (Hook Ediciones Musicales). En estos doce meses ha podido comprobar cómo suena en directo un disco que empezó a componer con 11 años, aunque su primer EP, Alguien sin vergüenza, llegó en marzo de 2018, cuando ella contaba solo con 14.
Maren piensa los temas, los compone, los canta y los graba. Y lo hace mezclando los idiomas que más domina: el castellano, el euskera y el inglés. Algunos de sus singles, como La estación espacial de Teruel o Te invito a mi piscina (para matarte) se han convertido en éxitos virales, y acaba de lanzarse con un nuevo adelanto, El túnel de lavado, con sus acostumbrados toques electrónicos y psicodélicos. «Soy muy natural y creo que esa naturalidad la reflejo en la música», confiesa en El Debate.
La fuerza de los mensajes de sus canciones y su creatividad única han hecho de Maren una artista que brilla con luz propia y que supone un soplo de aire fresco en la escena indie actual. Con influencias como Jane Birkin o Françoise Hardy, en Margaritas y Lavanda juega a la vez con la sutileza, las metáforas y lo estrambótico, pero sin disfraces y siendo ella misma. Es, sin duda, una de las artistas más prometedoras de nuestro país.
Dicen de usted que es «una de las voces emergentes más importantes de nuestro país». ¿Se sigue considerando emergente?
–¡Qué fuerte! En mi día a día no soy consciente de esto. Luego me hacéis entrevistas y me decís cosas así y alucino. Respecto a lo de ser emergente, depende: si lo dicen porque tengo 19 años, me da rabia, pero si no, me parece correcto.
Hay dos rasgos que le definen: la naturalidad y la personalidad. ¿Ha ganado confianza?
–Pues sí, y además creo que antes me daba más vergüenza (soy muy tímida), pero últimamente me he creído más el personaje, y me lo paso muy bien.
¿Cómo cree que ha definido su música en este tiempo?
–Creo que sigo haciendo lo mismo, pero ahora lo tengo más claro. Este disco ha sido una prueba, la primera vez que ponía todas mis ideas sobre la mesa, y ahora quiero sacar lo mejor de cada parte y explotarlo de la mejor forma posible. Ahora ya tengo claro cómo las quiero hacer y cómo mezclar lo más serio con lo más divertido, que es un poco lo que he hecho siempre.
Su música es pop mezclada con tintes electrónicos, psicodélicos... ¿Bebe mucho de las décadas de los 60 y 70?
–Sí, además, cuando yo les mando las canciones a los productores, Sergio y Carlos, les mando también referencias de cómo me gustaría que sonaran. Mi intención es seleccionar lo mejor de una época e intentar actualizarlo, porque si hiciésemos lo mismo no tendría ningún sentido.
¿Cuáles son sus referentes en ese sentido?
–Hay muchos grupos que me gustan por eso, porque me suenan a otra época, pero hacen un híbrido entre algo actual que puede gustar y un estilo antiguo. El otro día estuvimos tocando en el Warm Up Festival y subió al escenario La Femme, que es un grupo que me gusta mucho y que literalmente parece la Velvet Underground (también en cuanto a estética). Su música es súper sesentera y en francés, y mezclan otros ritmos. Ellos sí que lo han conseguido.
La artista Maren durante su entrevista con El Debate

La artista Maren, durante su entrevista con El DebatePaula Argüelles

La definen como emergente, pero lleva toda la vida componiendo canciones y con 14 años publicó su primer EP...
–Aunque me puse a escribir canciones «en serio» con 11 años, en realidad antes, mientras jugaba con los Playmobil, también me inventaba canciones, y las escribía. Para mí era el plan perfecto: quedar con mi prima, que tocaba el piano, y jugar a escribir canciones. Y en ese sentido para mí sigue siendo un poco un juego, por eso siempre digo que no ha habido una gran decisión vocacional. Es algo que siempre me ha gustado y se acabó convirtiendo en mi trabajo.
¿La música es algo que le viene de familia?
–Sí, en mi familia somos todos muy cantarines. Mi madre es profesora de música, y mi bisabuelo trabajaba en la mina desde los 13 años y escribía y cantaba canciones que se han quedado en mi familia. Una historia muy bonita es que hay una canción popular vasca, Katalintxu, que se la escribieron a mi tatarabuela Catalina por ser la más guapa de su pueblo. Yo la grabé en el EP que hice en euskera, Begixek, e hice la versión psicodélica pero muy minimalista, como si fuera una nana, que es como yo la recuerdo.
Porque esa es otra de sus particularidades: canta en inglés, español y euskera.
–Hago una mezcla, pero últimamente me centro más en el castellano. Para mí es muy natural hablar los tres, y también escribirlos, aunque en mi cabeza cada uno tiene una función. Lo mismo sucede con el sonido: son tres idiomas que suenas muy diferentes.
Antes de ser cantante, en realidad su vocación no tenía nada que ver con el mundo artístico...
–No, ¡quería ser bombera y futbolista! Tenía una portería en mi casa y jugaba mucho, pero mi abuelo se la llevó por delante con el cortacésped y ahí se quedó mi sueño de ser portera. Lo de bombera me duró mucho más: aunque cantaba, tenía clarísimo que era lo que quería hacer.
Sin embargo, se apuntó a La Voz Kids.
–Me apunté a clases de canto un par de años y mi profesor me dijo que tenía que ir al programa, aunque a mí no me hacía especial ilusión aparecer en televisión. Además, pensaba que no me iban a coger, pero fui pasando fases del casting. De repente me vi ahí y descubrí cómo funciona un concurso así, y me dije que era un momento clave que tenía que vivir intensamente. Y allí, con 13 años, me di cuenta de que le quería dedicar mi vida a la música.
La cantante Maren acaba de publicar su nuevo single, 'El túnel de lavado'

La cantante Maren acaba de publicar su nuevo single, 'El túnel de lavado'Paula Argüelles

Hace un año que lanzó Margaritas y lavandas. ¿Qué balance hace? ¿Haría algo diferente?
–Soy una persona muy exigente, pero estoy súper contenta. Siempre que se acaba el año hago balance y aunque este último ha sido muy loco, y no sabía muy bien cómo iba a ser ni qué podía esperar, estoy feliz. Estar tocando en un festival y ver que la gente canta mis canciones ha sido un chute de energía.
Los discos se suelen poner a prueba en los directos. ¿Cómo ve que funciona sobre el escenario?
–Estoy muy contenta. Además en un concierto ves el resultado, es como si vieras el resumen de todo lo que has hecho; no solo del disco, sino de todo el proyecto.
–Además del single El túnel de lavado, ¿qué más proyectos tiene en mente?
–Había mucha expectación después del disco: yo quería saber si mi música seguía gustando, seguía funcionando. En este single mezclo todo lo que me gusta: quería que fuera divertido, que fuera bailable, y también que tuviera los puntos musicales que más me gustan. Pero antes de verano seguramente lanzaré otro sencillo.
Su idea es ir a Londres a estudiar producción musical. ¿Le gustaría producir su propia música o hacerlo también para otros?
–Las dos cosas. Sobre todo cuando cuando tuve la idea fue porque pensaba que podría trasladar todas las cosas que tengo en la cabeza a la música. Aunque con mis productores me entiendo muy bien, si tuviera yo las herramientas alcanzaría una gran libertad como artista. Si no me dedicase a componer y cantar, ser productora es lo que más me gustaría.
Siendo tan joven es muy poco permeable a las tendencias musicales actuales. ¿No escucha nunca reguetón?
–Nunca, nada de nada. Y no, no hago un esfuerzo en no escucharlo, es que simplemente no lo escucho. A veces pienso que si hiciese algo más mainstream me escucharían más... pero no me gustaría y lo pasaría mal. Por eso hago lo que yo quiero hacer.
Hizo una colaboración con Annie B Sweet. ¿Tiene en mente alguna otra?
–Mi sueño sería hacer una con Iván Ferreiro, pero también hay unos cuantos grupos argentinos que me gustan mucho... y es posible que próximamente anunciemos algo. Creo que de mi estilo, pero además mezclado con el punto mainstream que decíamos antes, el máximo exponente sería Amaia. También me gusta mucho la música de una chica francesa que se llama Louise Verneuil.
Este sábado se celebra Eurovisión. ¿Alguna apuesta?
–No estoy muy conectada con Eurovisión, la verdad. Lo único que tenía claro era que en el Benidorm Fest iba con Varry Brava porque los llevan en mi agencia, Hook. Creo que Eurovisión es bastante surrealista en realidad, porque cada uno presenta lo que le da la gana. Hay tantas cosas ahí mezcladas que no me parece que nada sea incorrecto, todo se puede llevar. Cada uno puede hacer lo que quiera.
Y este verano, ¿dónde la podremos escuchar?
–Sobre todo en festivales, que hasta ahora era algo que no conocía y ahora es casi lo único que hago. Estaré en el Vida Festival, en el Sonorama, en el Jardín de las Delicias, en el Oasis Sound... ¡y los que quedan por anunciar!
Comentarios
tracking