28 de mayo de 2022

La bailaora y coreógrafa española Rocío Molina

La bailaora y coreógrafa española Rocío MolinaEFE / Simone Fratini

León de Plata por la Bienal de Danza de Venecia

Rocío Molina: «Un premio es una celebración, no me causa presión»

Según el el director de la sección de Danza de la Bienal sus coreografías son «vanguardistas, singulares y de una potencia innata, fusionando el flamenco tradicional con los estilos de la danza moderna»

La bailaora y coreógrafa Rocío Molina ha sabido hoy que ha sido galardonada con el León de Plata por la Bienal de Danza de Venecia mientras viajaba al Festival de Nîmes, donde tiene previsto presentar su espectáculo «Al fondo riela (Lo Otro del Uno)» el 13 y 14 de enero, y ha dicho que un premio es una celebración que no le causa presión.
Con la voz algo entrecortada por «la sorpresa», Molina ha confesado, camino del aeropuerto, que no sabe «cómo asimilar el premio», ya que no se lo esperaba. Un importante galardón, pese a lo cual no dejará que le imprima una presión añadida a su trabajo. «Un premio es un vino con los amigos, una celebración con el equipo. Se pueden crear cosas bellas y profundas sin presión; la presión es el antiarte».
El director de la sección de Danza de la Bienal, Wayne McGregor, ha calificado las coreografías de Rocío Molina (Málaga, 1984) como «vanguardistas, singulares y de una potencia innata. Fusionan el flamenco tradicional con los estilos de la danza moderna e improvisaciones que caracterizan su alfabeto de baile».
«Me ruboriza, me quedo impresionada y sin saber cómo reaccionar», ha dicho la bailaora ante los halagos. La coreógrafa ha valorado que le hayan otorgado este premio porque cuando echa la vista atrás se da cuenta del recorrido y del «trabajo realizado hasta llegar hasta aquí».
«Tengo un estilo particular, diferente, no porque lo haya buscado, sino porque soy así en mi vida, en mi peculiar forma de cuestionarme», ha indicado Molina, que le  ha dedicado el premio a su madre y a su hija en una temporada «que ha cambiado tanto la vida» desde su nacimiento.
Premio Nacional de Danza 2010, Rocío Molina es una de las artistas españolas con mayor proyección internacional en Londres, Nueva York, Tokio o París, donde desde 2014 es artista asociada al Teatro Nacional de Chaillot. Empezó a bailar a los 3 años, comenzando a perfilar las primeras coreografías a los 7. A los 17 se graduó con matrícula de honor en el Real Conservatorio Superior de Danza de Madrid.

Recalibrando el flamenco tradicional

McGregor ha reseñado que la artista ha acuñado un lenguaje artístico personal basado en «la recalibración del flamenco tradicional que respeta su esencia y acoge lo auténticamente nuevo».  
La bailaora española estrenará el 27 de julio en Venecia su nueva creación, titulada «Confesión de la Carne», que es «una batalla entre su cuerpo volcánico y cinco músicos en vivo», según McGregor. «Es más una performance que un espectáculo, voy a divertirme y a liberarme», ha apuntado la bailaora.
Mientras tanto, seguirá su gira con los tres espectáculos que forman parte de su «Trilogía de la guitarra», un espectáculo con tres vértices, «Vuelta a Uno», «Inicio (Uno)» y «Al fondo riela (Lo otro del Uno)». 
Además de este reconocimiento, Rocío Molina ha recibido el Premio Nacional de Danza de España, el Premio a la Mejor Bailarina de la Bienal de Sevilla, la Medalla de Oro de la Provincia de Málaga, el Premio Max en 2015 y 2017 y el Premio Nacional Británico de Danza en 2016, entre otros.
El León de Plata está dedicado a reseñar a las promesas de la danza o a las instituciones que se han distinguido en la formación de nuevos talentos.
Comentarios
tracking