04 de octubre de 2022

Verstappen ha ganado en Monza su quinta victoria consecutiva

Verstappen ha ganado en Monza su quinta victoria consecutivaAFP

Verstappen da el golpe definitivo al Mundial tras ganar en la casa de Ferrari; Sainz 4º, Alonso abandona

  • Victoria del neerlandés, que activa ya la cuenta atrás para ser campeón del mundo, después de que la carrera terminara detrás del Coche de Seguridad

  • Espectacular remontada de Sainz, del 18º al 4º; el Alpine de Fernando no aguantó y se retiró

Verstappen ha dado el definitivo golpe al Mundial de Fórmula 1 tras ganar, nuevamente, una carrera y esta con mucho contenido simbólico. Ha triunfado saliendo séptimo -enésima remontada- y lo ha hecho en Monza, casa de Ferrari. Ha firmado la victoria después de que Leclerc saliera desde la pole, pero la ha conseguido con un final triste, entrando todos los coches por detrás del Safety Car. Dirección de Carrera no dejó ni una sola vuelta para que esta prueba tuviera emoción.
Así, victoria de Verstappen, una más. Quinta consecutiva, dueño total de este deporte. La duda no es ya si gana el Mundial, sino cuándo lo hará. Cuenta atrás para que oficialice su segundo título. Leclerc acabó en segunda posición, con Russell tercero. Sainz, al que perjudicó la situación final de terminar la carrera bajo el Coche de Seguridad, protagonizó una espectacular remontada: del 18º al 4º. Y supo a poco porque tuvo a nada el podio. Fernando Alonso, por su parte, no terminó la carrera.
Con una salida limpia, Russell fue agresivo en las primeras dos curvas, la mítica chicane que acompaña al Mundial de Fórmula 1 desde hace décadas. Se defendió bien Leclerc y el inglés acabó saliéndose de pista. Detrás venía Verstappen, que salía séptimo y solo necesitó una vuelta para colocarse tercero. Todos los adelantamientos que hizo -entre ellos a Alonso, que partía sexto- fueron sin despeinarse, con una insultante facilidad. Más atrás estaba Carlos Sainz, con el que disfrutó la grada de Monza porque protagonizó una remontada espectacular. Del 18º, posición de la que partía, a octavo en solo nueve vueltas. Bien es verdad que contaba con un coche más rápido que el resto, pero también lo tenía Hamilton y el británico fue incapaz de adelantar tanto.
La lucha era de estrategias. Leclerc, ansioso por dar a Monza la victoria con la que cuidar a los ferraristas, fue a dos paradas y por eso entró en la vuelta 12, también aprovechando un Virtual Safety Car provocado por la rotura del motor del coche de Vettel que, recuerden, es el que pilotará Fernando Alonso la próxima temporada. Verstappen entró a boxes -por primera y una vez- 14 vueltas después, en la 26. Antes llegó Sainz al cuarto puesto y era el español quien hacía vibrar a la grada italiana, que vivía de la ilusión.
La parada de Carlos Sainz en boxes esta vez sí fue buena

La parada de Carlos Sainz en boxes esta vez sí fue buenaAFP

Carlos entró a boxes en la 31 y todos respiramos tranquilos cuando los mecánicos sacaron al coche sano y salvo del pit-lane y no hubo fallos en la parada. 2,3 segundos tardaron, lo normal cuando se hacen las cosas bien. Una vuelta después hizo su aparición por boxes Fernando, que rodaba séptimo y se había guardado los neumáticos blandos (los más rápidos) para el último tramo. Pero falló el Alpine y de boxes no salió. Se retiró Alonso justo cuando había acumulado una buena racha de resultados -10 carreras seguidas puntuando- y a las puertas de convertirse en el piloto con más carreras terminadas en la historia. Tendrá que esperar a la próxima prueba.

Un triste final de carrera

Con Leclerc haciendo la segunda parada, puso los blandos y se colocó a 20 segundos de Verstappen con la esperanza de ir recortando tiempo. Pero eso se quedó en un sueño, ya que apenas recortaba tiempo. Sí lo hacía Sainz con Russell, al que amenazó al podio. Fue entonces cuando Ricciardo aparcó su coche en la pista por un problema y salió un Safety Car a falta de cinco vueltas. Eso daba una máxima igualdad con todos los coches parejos, con Leclerc (2º) y Sainz (4º) con mejores neumáticos, pero Dirección de Carrera no quitó al Coche de Seguridad hasta el final argumentando que no era seguro pilotar y le dio la victoria a Verstappen sin posibilidad de que hubiera un cambio.
La carrera, así, se terminó detrás del Safety Car y ni siquiera dieron una vuelta para que los pilotos lucharan. Eso provocó una bronca en Monza, ya que Leclerc podía haber luchado por la victoria. Pero la consiguió Verstappen sin necesidad de defenderse. Robaron espectáculo al aficionado y una situación que hubiera sido de lo más emocionante.

Temas

Comentarios
tracking