20 de mayo de 2022

Mbappé y Rüdiger serán las puntas de lanza del nuevo Real Madrid

Mbappé y Rüdiger serán las puntas de lanza del nuevo Real MadridED

Mbappé y Rüdiger, primeros puntales para lograr un equipo que marque otra época

El Real Madrid alucina en su fuero interno con el éxito conseguido con una plantilla que vive en plena transición, basada en veteranos como Benzema, Kroos, Modric, Casemiro y Alaba.
De hecho, la dirección deportiva del Real Madrid calibraba el año pasado que debería hacer la revolución antes, pero el rendimiento del triunvirato del centro del campo y especialmente de su ariete, que va obtener el Pichichi y el Balón de Oro a los 34 años ha mantenido el esquema tradicional mientras fermentaba el nuevo con Valverde y Camavinga en la línea media y los brasileños Vinicius y Rodrygo en el ataque.

«El cambio silencioso»

Fuera del madridismo pocos esperaban que este equipo ganara la Liga y mucho menos que alcanzara la final de la Champions, porque se consideraba que el Manchester City, el Chelsea y el PSG eran plantillas superiores a la madridista. Pero veteranos y noveles, como dicta la canción, se han acoplado muy bien para llevar a cabo el «cambio silencioso» y la conjunción de calidad, experiencia, energía y velocidad ha conseguido que la entidad haya celebrado el campeonato liguero y sueñe con levantar la decimocuarta Copa de Europa cuando nadie daba un euro por ellos y menos al tener al presidente de la UEFA como enemigo.

Un ataque envidiable

El cambio, de todos modos, está en marcha, planificado por Florentino Pérez, José Ángel Sánchez y el resto de la dirección deportiva. Vinicius, Rodrygo, Militao, Valverde y Camavinga son los jóvenes cimientos de un plan que durará otros dos años y que piensa apuntalar un nuevo equipo que marque otra época. Mbappé y Rüdiger, serán las dos columnas vertebrales del nuevo proyecto.
La llegada de Mbappé significará la composición de una delantera formada por Vinicius, Benzema y la nueva estrella francesa, con Rodrygo como primer relevo de una rotación que se ha ganado a pulso con su clase y sus goles decisivos. Kylian Mbappé debe aportar un importante porcentaje de goles que se sume a los que actualmente protagonizan Benzema y Vinicius.

Los que tienen que salir

Ante estos cuatro hombres, seguros en la faceta ofensiva del Real Madrid, futbolistas como Asensio, Jovic y Mariano tienen que pensar en marcharse, porque sus oportunidades van a ser muy pocas. Al menos dos de los tres deberán irse si quieren realmente jugar al fútbol.
La llegada de Rüdiger afectará tanto a la retaguardia como al centro del campo. El alemán puede jugar de central y de mediocampista. Cuando ocupe puesto en el centro de la defensa, Alaba optará a ser el lateral izquierdo. Mendy, inicialmente el perjudicado, continuará jugando muchísimos partidos, porque el técnico hará constantes rotaciones en la retaguardia y cuenta con Alaba y Rüdiger como relevos de Casemiro en el centro del campo, de manera que el lateral francés entrará en el once periódicamente.

La duda de Tchouameni

Casemiro tendrá ahora dos compañeros con los que rotar y poder descansar. Especialmente Rüdiger, cuya potencia en la media y su capacidad de remate en ataque impondrán nuevas cualidades en un Real Madrid que será muy distinto dentro de tres meses. Precisamente es esta doble función del central alemán la que hace meditar seriamente al club si lanzarse o no a fichar Tchouameni. Por si fuera poco, falta por discernir si Ceballos renueva y se queda. Si continúa será realmente otro fichaje, superada la grave lesión que le tuvo siete meses en el dique seco

El regreso de Odriozola y Fran García

Junto a esas dos grandes adquisiciones internacionales, procedentes del PSG y del Chelsea, se harán otros refuerzos paulatinamente al cabo de dos temporadas.
La dirección deportiva analiza si recupera a Odriozola, cedido a la Fiorentina, como lateral derecho. Y estudia si paga la mitad de los derechos de Fran García, pues la otra mitad ya es suya.

Los suelos de Mbappé y Rüdiger

Hay que valorar que el esfuerzo económico que realiza la empresa madridista con Mbappé y Rüdiger es enorme. El contrato del delantero supondrá un coste bruto de 48 millones anuales durante seis campañas, además del pago de la prima de fichaje por llegar con la carta de libertad, que significa otros 40 millones extraordinarios. Rüdiger costará 19 millones brutos de ficha durante cuatro temporadas, a los que debemos sumar los 20 millones de prima de fichaje por venir también con la carta de libertad. Si Tchouameni se sube al barco, sea este verano o al siguiente si acepta esperar, el club habrá renovado de manera muy potente todas las líneas.

Mil millones de ingresos en dos años

Los dos grandes futbolistas que deben venir al Real Madrid en tres meses abren una evolución deportiva y económica de la entidad ante el futuro.
El último presupuesto de la empresa fue de 660 millones de euros y se espera que con el nuevo estadio, que entrará en pleno vigor dentro de doce meses, en mayo de 2023, la cuenta de ingresos de la marca Real Madrid alcance los mil millones de euros, un dinero que permitirá potenciar la plantilla cuando la edad haya descartado ya a un veterano ilustre como Modric. Estamos en el comienzo de una nueva era que la institución espera que se enmarque también con títulos a escala internacional.
Comentarios
tracking