02 de julio de 2022

El nuevo escudo del Real Valladolid en las oficinas del club

El nuevo escudo del Real Valladolid en las oficinas del clubEFE

¿Por qué cada vez hay más equipos de fútbol que cambian sus escudos?

El Real Valladolid no es el primero y tampoco será el último. La digitalización y la nueva forma de entender el fútbol, claves para estas modificaciones

El Real Valladolid no ha sido el primero y tampoco será el último. El novedoso escudo que presentó el equipo pucelano reflejó a la perfección los nuevos tiempos que se abren en el fútbol, con cambios profundos en lo más 'sagrado' de un club (los símbolos) y que tienen un significado claro: la digitalización y el poder del marketing.
Con la modificación de su escudo, el Real Valladolid se une a una larga lista de equipos que han cambiado recientemente uno de sus principales símbolos. En España son, además del conjunto de la capital de Castilla y León, el Deportivo Alavés, el Girona o el Atlético de Madrid. Pero por toda Europa se alarga la lista: West Ham, Lille, Tottenham, Juventus, PSG, Cagliari, Manchester City, Inter de Milán...
El furor por cambiar de escudos no es casualidad. Cambiar un símbolo tan importante de un equipo no es fácil, ya que en la mayoría de los casos te enfrentas al ataque de la afición, que se siente traicionada por las modificaciones. Es, pues, un riesgo que asumen los clubes. Un riesgo más simbólico y de masa social que económico. Por eso precisamente lo hacen, porque en el futuro tendrán más rendimiento económico y mediático.
La explicación más clara a estos cambios se debe a que ahora, en un mundo digitalizado, es más cómodo y más rentable hacer diseños más simples que no contengan ningún tipo de adorno. Por eso los nuevos escudos siguen un mismo patrón: son muy sencillos y todos los componentes que acompañan a la forma (balones, castillos, banderines, símbolos de la ciudad...) están dentro del escudo y ninguno fuera a su alrededor.

Elementos que no 'molesten'

Estos nuevos formatos se demandan ahora mucho más en las plataformas y aplicaciones digitales. Para estas, que ahora tienen una importancia vital en el fútbol, es mucho más legible un formato simple sin grandes alardes. La digitalización manda y por eso los dibujos son sencillos, que se distingan también en soportes más pequeños.
Es por ello que todos los escudos nuevos se caracterizan por ser fácilmente identificables, sin que estén adornados, que no tengan elementos que 'molesten'. Tampoco tienen muchos colores diferentes y el formato es homogéneo, es decir, que por todos sus lados sea más o menos igual, sin que haya mucha diferencia entre cada uno de ellos.
Los nuevos tiempos del marketing también conlleva dejar lo clásico atrás y reinventar una imagen quizá antigua, adoptando técnicas modernas. Esto es lo que han hecho clubes como Girona, Alavés o Valladolid, con prácticamente toda su masa social en contra. Igual el Atlético, el equipo español que ha cambiado su escudero con más proyección internacional, el cual fue el principal motivo.
Estos cambios de escudo y de imagen corporativa forma parte también de ese denominado fútbol moderno que se basa principalmente en ver antes las oportunidades económicas y el crecimiento en las cuentas que en pensar en aficionados o historia del club.
Comentarios
tracking