01 de octubre de 2022

Lucas Vázquez se abraza a Alaba, con Rüdiger detrás: los tres fueron junto a Nacho la defensa titular del Madrid en Almería

Lucas Vázquez se abraza a Alaba, con Rüdiger detrás: los tres fueron junto a Nacho la defensa titular del Madrid en AlmeríaAFP

Una buena defensa es el mejor ataque y el Real Madrid lo demuestra en el inicio de temporada

De los cuatro goles oficiales, tres son de defensores: Lucas Vázquez y David Alaba salvaron los tres primeros puntos de LaLiga

En el fútbol hay ya muchas expresiones aceptadas en la sociedad y la de no hay mejor defensa que un buen ataque, cogida de la jerga militar, es una de ellas. A menudo se ha hablado en este deporte de que un equipo que quiera defenderse la mejor manera es atacar y/o tener el balón continuamente en campo contrario.
Pero ¿y al revés? ¿Una buena defensa es el mejor ataque? Puede ser. Y lo es, al menos para el Real Madrid en el inicio de la temporada. Han sido sus jugadores de atrás, los defensores, quienes les ha salvado la papeleta en dos encuentros más importante de lo que se puede creer: la Supercopa de Europa es todo un título, por mucho que se dispute en pleno agosto, y el inicio liguero siempre marca las sensaciones para el resto de jornadas y más cuando tu eterno rival, a priori quien te disputará el título, ya ha cedido los dos primeros puntos.
A todo defensor lo que se le pide en el fútbol, como base principal, es que evite los goles del rival. Un jugador que cumpla con ese mérito ya tiene el objetivo cumplido, pero si además sabe jugar y moverse más allá de su línea tiene un extra que es de lo que ha disfrutado el Real Madrid. En un momento de la temporada en el que aún faltan muchas cosas y las piezas aún se pueden mover ha sido la defensa la que ha sacado de este apuro inicial al club blanco.
En Almería fueron dos los defensores que se convirtieron en goleadores reflejando el juego ofensivo que tuvo el equipo de Ancelotti en los Juegos del Mediterráneo, en el que hicieron hasta 15 ocasiones claras de gol. Si bien el gol de Alaba fue de falta directa, el empate lo firmó Lucas Vázquez, que entró continuamente en ataque, estuvo muy participativo y dio consistencia al lateral. El canterano, que resiste a todo tipo de proyectos por su trabajo incansable, jugó de lateral derecho, confirmando así que será el suplente de Carvajal cuando este falte, como pasó en Almería. Odriozola, que sigue en la plantilla, no cuenta lo más mínimo para Ancelotti.
En los por ahora dos únicos partidos oficiales del Real Madrid se ha sacado la conclusión que si bien existe un ataque poderoso -la conexión Benzema-Vinicius sigue en orden- todo partido complicado se puede desatascar o remontar con la participación de los defensas. En Helsinki fue Alaba quien subió al área y el que remató un balón que se había quedado colgado en el área. Era el primero, el que abrió la victoria del Real Madrid en la Supercopa. Cuatro días después volvió a marcar, también de falta, acompañando así al tanto de Lucas Vázquez con los que el campeón de Liga remontó al Almería en un primer susto. No hizo falta ni los goles de Benzema ni los de Vinicius: cuando ellos no 'mojan', aparecen los defensores.
Lucas Vázquez tiene claro que será el lateral derecho suplente, pero su papel en la plantilla es vital

Lucas Vázquez tiene claro que será el lateral derecho suplente, pero su papel en la plantilla es vitalAFP

Al margen de los goles, que son los que define todo en el fútbol, el Real Madrid ha iniciado con una clara faceta ofensiva en la que la defensa ha tenido un papel primordial. De los dos encuentros lo que falló únicamente fue el pequeño despiste que tuvo Rüdiger a la hora de hacer el fuera de juego en el gol del Almería, saliendo de posición más tarde y habilitando la posición de Ramazani en el 1-0. Pero quintado ese detalle todo lo demás fue ver a un equipo con clara vocación ofensiva en la que los defensores inician el ataque. De ahí que una buena defensa sea el mejor ataque, iniciándolo y en tres de los cuatro goles del Madrid este curso también finalizándolo.
Agosto es un mes peligroso para todos los equipos, especialmente para los más grandes que tienen capacidad de cambiar las piezas. Viven entre el cambio de jugadores y, por tanto, de plan y si no que se lo digan al Barcelona, que nada más comenzar la Liga en la que vendieron ilusión se estrellaron ante el Rayo cediendo dos puntos, distancia que ya saca el Real Madrid al que previsiblemente será su gran rival en el torneo. El campeón no se los dejó por el camino porque su defensa fue más que nunca el mejor ataque.

Temas

Comentarios
tracking