01 de diciembre de 2022

Tchouaméni se ha convertido en tan solo dos meses en un jugador fijo para Ancelotti

Tchouaméni se ha convertido en tan solo dos meses en un jugador fijo para AncelottiGTRES

Tchouaméni, el diamante que Ancelotti pule a su imagen y semejanza

El técnico jugó en ese puesto y hace madurar al joven francés para que sea el eje del Real Madrid durante una década; le utiliza siempre, sin rotaciones, desea curtirle en su primer año

Su potencia es descomunal. Con sus 182 centímetros de altura y sus 80 kilos nadie consigue tumbarle en el campo. Los rivales chocan con él y rebotan. Es como toparse con una piedra. Gana todos los duelos individuales con su fuerza y los únicos que ha perdido han sido cuando le han hecho falta. El Real Madrid está alucinado con Aurelien Tchouaméni. Un club con tanta leyenda está acostumbrado a recibir y formar a futbolistas jóvenes, pero en Valdebebas sorprende la madurez a marchas forzadas que adquiere este muchacho de 22 años para erigirse en el eje del esquema de Ancelotti.
El cuerpo técnico destaca el anhelo que demuestra el francés por aprender. El traspaso de Casemiro le ha dado la oportunidad de hacerse con ese puesto de golpe y ha aprovechado la confianza depositada en él. Es un examen final para «Tchouame», cómo le llaman en el césped cuando le piden el balón sus compañeros. El entrenador le ha dado la responsabilidad en el centro del campo y quiere demostrar al italiano que ese sitio en el centro de la línea media es suyo. Lo ha jugado todo esta temporada y se ha labrado esa confianza.
En el vestuario subrayan que es un chico humilde, muy serio en el trabajo, respetuoso con sus compañeros, pero sin complejos ante las figuras que le rodean. «Es un 2.0, un futbolista total», subrayan los hombres que están cerca de él. «Recuerda a los comienzos de Casemiro», precisan quienes le observan en cada entrenamiento.
Lo que más gusta de él en la casa es su obsesión por convertirse en un jugador muy maduro en plena juventud. Está ansioso por hacerlo todo bien, por dar los pases con precisión, por estar bien colocado especialmente para frenar el contragolpe de los enemigos. El «tanque» del esquema de Carlo se centra personalmente en crecer individualmente en los aspectos de formación. Con todo respeto, porque Casemiro ha sido fundamental durante seis años, se piensa que Tchouaméni puede superar el nivel del brasileño.
Su integración al ambiente de un equipo ganador como el blanco ha sido muy buena, apoyado por un compatriota veterano como Benzema, y quiere que sea aún más rápida. Da clases de español tres veces por semana. Es consciente de la situación que vive, titular fijo desde el primer momento. Tiene ante sí el reto de convertirse en el mediocentro del Real Madrid de la próxima década.
Tchouaméni en las pruebas físicas

Tchouaméni en las pruebas físicas cuando fue fichado por el club blancoReal Madrid

Este tren solo pasa una vez en la vida y hay que cogerlo y no bajarse nunca de él. Pocos futbolistas tienen la ocasión de recibir la titularidad en el Real Madrid con 22 años y ser el ojito derecho del entrenador para consolidarse en un puesto. Ancelotti hace más que nunca múltiples rotaciones en la mayoría las posiciones, pero no quita a Tchouaméni. Quiere que en esta temporada se curta como si jugara dos años en uno. Disputa todos los partidos. Su físico se lo permite. Es un privilegio que se concede a pocos profesionales y el francés ha respondido con éxito a la apuesta. El máximo responsable deportivo del Real Madrid está formando a un futbolista a su imagen y semejanza, en el mismo puesto que él ocupaba cuando era jugador. Quiere que sea su extensión en el campo. A su corta edad tiene la personalidad para serlo.

Temas

Comentarios
tracking