04 de diciembre de 2022

El abrazo de Carlo Ancelotti y Marco Asensio en un partido de la temporada pasada.

El abrazo de Carlo Ancelotti y Marco Asensio en un partido de la temporada pasada.AFP

Ancelotti pone a prueba su interminable mano izquierda con Asensio

El enfado del mallorquín, que apenas juega, lo intenta resolver el entrenador, al menos de cara al exterior, con elogios hacia él: «Es normal que se enfade»

La imagen fue muy comentada y a la vez muy relevadora. Marco Asensio calentaba en la banda para esperar su oportunidad en el encuentro de Liga ante el Mallorca y cuando vio que Carlo Ancelotti eligió a Carvajal –por obligación tras la lesión de Lucas Vázquez– dio una patada a una botella que se encontró a su paso, tiró el peto de suplente y mostró toda su rabia. La imagen no hablaba muy bien del jugador mallorquín, que ha tenido un verano curioso en el que se quería ir pero no recibía ofertas. Al final se quedó, el año que viene –salvo sorpresa mayúscula– saldrá gratis del Real Madrid y desde el club ya le han dicho que deberá entrenarse con mucha mayor voluntad en esta temporada.
Si bien esa escena no benefició en nada a Asensio, que ha tenido una actitud distante en la pretemporada a la espera de que se resolviera su futuro, siempre hay una figura que intenta calmar las cosas, incluso aquellas que son difíciles de esconder. Carlo Ancelotti ha vuelto a ejercer de figura paternalista y lejos de condenar a Marco como habrían hecho otros entrenadores él le ha protegido y ha lanzado el mensaje al exterior de que esa actitud, la de reaccionar con rabia a no jugar, es «buena».
De Ancelotti se sabe que tiene mano izquierda, que le gusta charlar y comentar jugadas con sus jugadores y que hace del vestuario una familia. El italiano está muy lejos de imponer y lo que hace es intentar entender a sus futbolistas. Pero lo hecho ahora con Asensio es mucho más, es ya tener calma y mano izquierda a niveles quizá no vistos, toda vez que el caso del balear es muy diferente: es un jugador que desde la propia entidad se le ha tenido que decir que se tiene que emplear a fondo ya que no gustó que el jugador no se entrenara al máximo durante el verano.
Esa idea fue la que precisamente dejó entrever Ancelotti, ya que si bien defiende a Asensio ha explicado que «lo que tiene que pasar cuando un jugador se enfada es que tiene dos maneras de reaccionar, entrenar mejor o bajar los brazos». Y Marco está muy enfadado porque ve pasar oportunidades incluso en situaciones en las que él podría ser un revulsivo, como fue el duelo liguero del pasado domingo ante el Mallorca, que se atascó más de lo que se creía. Su reacción de dar un golpe a una botella y de frustración total podría haberle condenado, pero Ancelotti le protege, aunque es él, el entrenador, quien desveló que se quería ir y también el que solo le ha dado 19 insignificantes minutos en los siete primeros partidos de la temporada.
«Asensio está enfadado y estoy de acuerdo con él. Es normal que se enfade, significa que quiere jugar. En este periodo ha sido el jugador más afectado de la plantilla y lo tengo en cuenta», comentó Carletto al ser preguntado por esta situación. Llegó incluso a decir que está «totalmente de acuerdo con su enfado» y que eso no le cambia nada en sus planes con el jugador. Este martes, en la previa del duelo de Champions que juega este miércoles el Real Madrid ante el Leipzig (21:00 horas, en el Bernabéu), volvió a repetirlo: «Asensio en este momento tiene que aguantar. Lo está haciendo bien, la reacción a su enfado ha sido buena. Los dos días (posteriores al enfado, lunes y martes) entrenó muy bien y tiene oportunidad de jugar (ante el Leipzig)».
Mariano, Nacho, Lucas Vázquez y Marco Asensio en el banquillo del Olímpico de Helsinki

Asensio, en el banquillo, el lugar en el que pasa más tiempo en los partidos del Real MadridEFE

No sería de extrañar que Ancelotti dé minutos este miércoles a Asensio. Conociendo el historial del entrenador italiano en eso se basa su mano izquierda: conocer al jugador, intentar comprenderle y si está enfadado terminar con ese problema dándole minutos. Así ha sido en otras ocasiones. Bien es verdad que Marco no apunta a titular, pero tanto si el partido se complica como si es cómodo no habría que descartar que Ancelotti llame a Asensio. Es la forma que tiene de arreglar un problema y más en una situación deportiva difícil para resolver este problema, ya que después del encuentro de máxima exigencia ante el Atlético llega un parón por selecciones en el que se sumarían dos semanas con este rompecabezas enquistado.
Comentarios
tracking