17 de agosto de 2022

Con muchas ganas y rabia celebró Rafa Nadal su victoria ante Van de Zandschulp

Con muchas ganas y rabia celebró Rafa Nadal su victoria ante Van de ZandschulpAFP

Rafa Nadal, imparable en Wimbledon: aniquila a Van de Zandschulp en su camino a la final

El español gana con contundencia al neerlandés (6-4, 6-2 y 7-6) y ya está en cuartos, donde espera el estadounidense Taylor Fritz

Imparable, con confianza y dejando grandes momentos, Rafa Nadal está ya en cuartos de Wimbledon. Tras un inicio dubitativo de torneo, el español ya ha presentado su seria candidatura para al menos llegar a la final, algo que antes del torneo parecía imposible debido a las intensas molestias que arrastra en su pie y la poca adaptación a la hierba que ha tenido. Pero qué más da, es Rafa, es Nadal. Este lunes arrolló al neerlandés Van de Zandschulp (6-4, 6-2 y 7-6) en el encuentro de octavos en Londres.
Cómodo duelo el que tuvo un Nadal que aniquiló a su rival en menos de dos horas y media y con un gran juego lleno de puntos espectaculares, jugadas brillantes y máxima confianza. Rafa se llevó el primer set con cabeza, ganó la segunda arrollando y la tercera se fue al tie-break, donde desperdició tres bolas de set -ganó a la cuarta- y aguantó el ímpetu de su rival. Ya está en cuartos el manacorí, donde le espera el estadounidense Taylor Fritz. En semifinales puede ser el polémico Nick Kyrgios el rival. Y ya sería la final. Por qué no soñar con ello.
Maduró el primer set Nadal y como hiciera en su segundo partido en el torneo, el duelo ante Ricardas Berankis, esperó hasta el final para hacer el break que decantaría el set. Los dos comenzaron bien, Nadal con dos posibilidades de break en el 1-0 pero desaprovechándolas, pero regalando en ese juego el que bien se podría afirmar como punto del torneo. Voleas, globos, corriendo hacía atrás... Nadal puede con todo.
Con el neerlandés aguantando bien su saque, y Nadal sin apenas problemas en el suyo, el set se encaminaba al tie-break, pero Nadal dio el golpe definitivo en el último juego. Con 5-4 a su favor, el español pilló 'desprevenido' a Van De Zandschulp, que aprendió que ante el mejor tenista de la historia jamás hay que desconcentrarse. Nadal le rompió su saque y a la segunda bola de set que tuvo certificó la primera manga (6-4).

Un paseo en el segundo set

El segundo fue ya un paseo militar para un Nadal que alcanzó en ese momento su mejor juego en Wimbledon. Rafa ha ido a más y si empezó con dudas ante Cerúndolo las ha ido disipando, dando su nivel más alto sobre hierba -hay que recordar que llevaba tres años sin jugar en esta superficie- en estos últimos días.
Van de Zandschulp, rival de Nadal en estos octavos de Wimbledon

Van de Zandschulp, rival de Nadal en estos octavos de WimbledonAFP

Aprovechó Nadal la primera bola de break que tuvo (2-0) y mantuvo su saque con contundencia, impulsado por las buenas sensaciones que acumulaba. Con 5-2 el neerlandés -que no holandés, porque él no es holandés- cedió su saque. Vendió su cara la derrota salvando dos bolas, pero Nadal en ese momento jugaba con todo a favor, con una gran confianza que le acabó dando el set, conseguido gracias a una doble falta de su rival (6-2).

Nadal aplaza varios minutos su victoria

Se las prometía felices Van De Zandschulp, número 25 del mundo, cuando al inicio del tercer set le rompió el saque a Nadal, la primera vez que lo hacía. Rafa le contestó rápidamente: contrabreak y juego en blanco del manacorí a su saque. Aguantó bien el neerlandés, pero el momento clave se produjo en el sexto juego de esta manga: Nadal hizo un break y se puso 4-2 con un punto brillante que le hizo sacar el puño con mucha garra. Lo celebró bastante Rafa, sabedor de que ahí ya había encarrilado el partido.
Después ganó su saque en blanco (5-2) y estuvo cerca de romper el saque de Van De Zandschulp y por lo tanto acabar ya el partido, pero él quería resistir y lo hizo con mérito. Hay que reconocerle que cuando estaba todo perdido alargó su final. Cuando Nadal servía para finiquitar el duelo le hizo el neerlandés break y después ganó su servicio finalizado con un precioso revés (5-5).
Había cedido los dos juegos Nadal en los que podía cerrar el partido, pero su reacción fue la ganar su juego en blanco. Fue eso mismo lo que hizo Van De Zandschulp, por lo que el set se decidió en el tie-break. Estuvo igualado este desempate con un neerlandés peleón, respondiendo a todos los golpes de Nadal, al que justo al final se le vio resoplar. Le dio guerra.
En un juego largo Nadal le hizo dos mini-break y se puso 5-2. Tuvo tres bolas de partido Rafa y las tres las desaprovechó. Encomiable el pundonor Van De Zandschulp, que no pudo ya ante la cuarta bola, en la que Nadal, al resto, cerró el tie-break y el set (7-6). A por los cuartos, el miércoles. Hay que enfrentarse ahora a Taylor Fritz, decimocuarto del ranking ATP. A por ello.
Comentarios
tracking