18 de octubre de 2021

Una pareja de pensionistas caminan por las cercanías de su municipio

Una pareja de pensionistas caminan por las cercanías de su municipioGTRES

El Gobierno ingresará 1.900 millones a los pensionistas para compensar el alza de la inflación

La conocida como 'paguilla' se ingresará a los jubilados en enero de 2022. Se trata de un pago único realizado por la Seguridad Social 

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha calculado este jueves que la paga compensatoria para los pensionistas, conocida como 'paguilla', por el alza del IPC por encima del 0,9 % del incremento de las pensiones este año costará 1.900 millones de euros, que se abonarán en el mes de enero pero con efecto presupuestario en 2021.
De tal manera, la Seguridad Social ingresará el equivalente al 1,4 % de la pensión anual a cada jubilado. 
Esta cifra hay que duplicarla, ya que a la parte de compensación por la desviación presupuestaria (1.900 millones) hay que sumarle la misma cuantía para consolidar la nómina de las pensiones cara a 2022 (otros 1.900 millones). Por tanto, el monto total para este fin rondará los 3.800 millones de euros.
Escrivá indicó, durante la presentación de los presupuestos de su Ministerio, que la Seguridad Social espera para 2022 unos ingresos de 136.344 millones de euros procedentes de las cotizaciones sociales, un 7,5 % más sobre la liquidación prevista para 2021, lo que supone una vuelta a los niveles prepandemia.
Estos presupuestos incluyen una reducción del déficit de la Seguridad Social cercano a medio punto del Producto Interior Bruto (PIB) para 2022 gracias a esa recuperación de los ingresos por cotizaciones sociales y a la aproximación del número de cotizantes al de afiliados a la Seguridad Social.
Además, en 2022 se producirá una mejora de la cobertura de las pensiones por las cotizaciones sociales, ya que en ese año se registrará la segunda mejor ratio de la década y volverá a los niveles prepandemia, según las proyecciones del Ministerio.
La cartera de Escrivá espera seguir avanzando en el próximo ejercicio en el proceso de asunción de gastos impropios, para que la Administración se haga responsable de todas aquellas políticas que se financiaban con cotizaciones sociales.