07 de diciembre de 2021

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central EuropeoSanziana Perju/European Central / DPA -

BCE

Lagarde reconoce que la recuperación de la eurozona pierde fuerza

Admite que la subida de la inflación está durando más de lo esperado, aunque espera que se modere el año que viene
La economía de la zona euro continúa recuperándose con fuerza, aunque el ritmo de la reactivación ha perdido impulso recientemente ante el impacto de los problemas de la cadena de suministro y los elevados precios de la energía, que alimentan una mayor inflación, que seguirá al alza el resto del año para moderarse a lo largo de 2022, según ha señalado la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde.
La francesa, que ha reconocido que la discusión del Consejo de Gobierno ha girado este jueves en torno a «inflación, inflación e inflación» ha admitido que el alivio de las presiones inflacionistas «llevará algo más de tiempo de lo esperado», aunque ha reiterado que el BCE sigue confiando en que se moderarán a lo largo del próximo año y que a medio plazo se situará por debajo del objetivo del 2 %.
«Esperamos que la inflación aumente más este año, pero seguimos esperando que decline a lo largo del próximo año", ha subrayado Lagarde, tras admitir que la fase de elevada inflación «durará más de lo esperado», aunque ha reiterado su confianza en que la economía de la zona euro superará a finales del presente año el nivel anterior a la pandemia.
A este respecto, la presidenta del BCE ha explicado que las actuales presiones inflacionistas reflejan la combinación de tres factores como son los precios de la energía, una demanda que supera la oferta tras el levantamiento de restricciones y efectos de base como la bajada del IVA en Alemania hace un año.
«Esperamos que la influencia de los tres factores se moderará durante el próximo año», ha señalado.
Cuestionada sobre la postura adoptada por otros bancos centrales, que han comenzado a modificar el rumbo de sus respectivas políticas monetarias o anunciado cambios para abordar la recuperación económica y el repunte de la inflación, Lagarde ha defendido que la posición del BCE difiere de otras economías.
«Las comparaciones son odiosas porque no estamos hablando de economías iguales. Sus perspectivas son distintas, lo que justifica aproximaciones distintas», ha defendido la francesa, quien ha asegurado que el BCE tiene la determinación «absoluta» de cumplir su mandato de estabilidad de precios del 2 % en el medio plazo, para lo que será necesario «ser pacientes y persistentes».
tracking