07 de diciembre de 2021

josé manuel cansino

Milésimas presupuestarias sin cumplir

Cuando tu socio en Andalucía se da cuenta de que se ha estado abusando de su lealtad, se enfada

Hace unos días publiqué en un medio escrito de difusión nacional que la consigna que circulaba en la Consejería de Hacienda de la Junta de Andalucía en plena negociación de presupuestos fue la de «¡buscadme proyectos de 300.000 € para convencer a estos fachas!» La referencia a los «fachas» lo era a los diputados regionales de Vox cuyo apoyo presupuestario se buscaba. Las reglas de la Ortografía de la lengua española establecen que cuando las consignas se citan en un texto, se escriben entre comillas. Esto fue lo que hice.
Ignorando las reglas ortográficas, desde la citada Consejería se protestó por el entrecomillado al medio de comunicación, quien me pidió que citara la fuente. No me pidió que vulnerase las reglas de ortografía, sino que citase la fuente de información. Me negué, y el artículo que había sido publicado un lunes fue retirado de la edición on line al día siguiente.
Aun así, antes de que se retirase el artículo revisé con mi fuente –una persona profesional del periodismo con más de tres décadas de redacción a las espaldas– la consigna escrita según las normas ortográficas, ratificándose en lo dicho. De esta manera lo hice saber. Ahora vayamos a los datos para ver si refutan o no lo escrito y a quién dan la razón. 
Las enmiendas presentadas por Vox que resultaron aceptadas para los presupuestos de la Junta de Andalucía para el año 2020 fueron: dos enmiendas transaccionadas por 25.000 y 15.000 euros cada una y una tercera, referida al equipamiento de los hospitales de la Inmaculada y de Torre Cárdenas en Almería, de 315.000 euros. A estas tres enmiendas transaccionadas han de añadirse 20.000 euros para financiar un estudio de carreteras para la mejora de la red autonómica de Andalucía; un aumento de 150.000 euros en la seguridad para los trabajadores y para los residentes en los Centros tutelados para los menores no acompañados; un aumento de 100.000 euros para los deportes de élite no minoritarios; 200.000 euros para ayudar a la promoción y expansión turística del Altiplano granadino. Añádase a esto una partida de 271.635 euros para subvenciones a municipios turísticos y una última enmienda de 50.000 euros para las escuelas taurinas de Andalucía. Sumadas todas las cantidades resultan 1.146.635 euros. Visto de otra forma, y teniendo en cuenta que la cifra total para los presupuestos de ese año fue de más de 38.539 millones de euros, resulta que al gobierno regional de coalición en Andalucía PP-Cs, lograr el apoyo de Vox «le costó» el 0,00003 % del presupuesto. Muy barato teniendo en cuenta que los apoyos obtenidos eran el 19 % de los votos favorables en total. Esto fue (casi) todo, amigos.
Lo anterior deja reducidas a menos de milésimas presupuestarias lo obtenido por Vox a cambio de su apoyo, pero también respalda lo que de verdad había en lo que escribí; «¡Buscadme proyectos de 300.000 € para convencer a estos fachas!». Sólo la partida para los hospitales superaba en 15.000 euros esa cifra de referencia expresada en la consigna.
Escribo que esto fue «(casi) todo» porque luego hay que tener en cuenta lo que no se cumplió del 0,00003 % del presupuesto pactado con Vox. Resulta que revisando el acuerdo hay quince puntos no cumplidos. Para ser exactos los siguientes puntos del acuerdo para 2020: 7, 11, 12, 13, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 27, 29, 32 y 35. 
En política, como en tantas cosas cotidianas, siempre es bueno poner las luces largas para alumbrar las cuestiones importantes. Alguien debería haber advertido al negociador del gobierno andaluz que no estaba bien aprovecharse de la impericia de su socio. Antes o después el socio acaba aprendiendo pues, en definitiva, moverse por el Hospital de las Cinco Llagas (sede del Parlamento regional andaluz) no es hacerlo por el ala este de la Casa Blanca. Es más fácil. Cuando tu socio se da cuenta de que se ha estado abusando de su lealtad, entonces se enfada. Se enfada mucho. Cuando eso ocurre resulta que aquellos regates cortos para ganar un partido pasan factura cuando se trata de ganar la liga. Una liga que va a recibir la inyección de los fondos europeos. Mal momento para perderla. 
La consigna sobre cómo tratar a los fachas era cierta, pero, sobre todo, era mala.
José Manuel Cansino es catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla y profesor de la Universidad Autónoma de Chile
tracking