29 de junio de 2022

Ingka Group posee y gestiona 574 aerogeneradores en 14 países

Energías como la solar o la eólica también se han visto impactadas por el desarrollo tecnológico

Global Energy Perspective 2022

El futuro del petróleo pasa por 2027 y el de las renovables por 2050

La materia prima tendrá su pico de demanda mientras que energía verde empieza a evolucionar sin freno

La demanda global de petróleo alcanzará su pico entre 2025 y 2027 debido al incremento de la penetración de la movilidad eléctrica, mientras que las energías renovables se triplicarán de aquí a 2050, pasando a representar el 50% en la generación de electricidad mundial en 2030 y entre el 80% y el 90% en 2050, según el informe 'Global Energy Perspective 2022' elaborado por la consultora McKinsey & Company.

Demanda de hidrógeno

Entre las conclusiones del análisis también figura la estimación de que la demanda de hidrógeno crezca entre cuatro y seis veces de aquí a 2050, «impulsada principalmente por el transporte por carretera, el marítimo y la aviación», y se calcula que representará el 10% del consumo mundial de energía final en ese horizonte temporal.
A pesar del rápido crecimiento de la economía mundial y de la población, calculado en 2.000 millones de personas, se prevé que el crecimiento del consumo de energía se reduzca, «aumentando solo en un 14% para 2050».
Por otro lado, el informe apunta que el crecimiento futuro de las inversiones en energía estará impulsado «casi en su totalidad» por las renovables y las tecnologías de descarbonización.
En tanto, laa tecnología de captura, almacenamiento y uso del carbono (CCUS, por su siglas en inglés) se posiciona como «una de las palancas más adecuadas para la descarbonización», a partir de una penetración casi inexistente en la actualidad y con oportunidades de inversión que «superan a los mercados de gas natural licuado (GNL) actuales».
«Será necesario capturar de dos a cuatro gigatoneladas de CO2 mediante CCUS para el 2050, el equivalente al 10% de las emisiones actuales, para descarbonizar las industrias pesadas en las que los combustibles fósiles siguen desempeñando un papel importante», ha subrayado el socio 'senior' de McKinsey y líder de la práctica de Energía y Materiales en España y Portugal de la consultora, David González.

Solar y eólica

El análisis de la compañía también indica que energías como la solar o la eólica también se han visto impactadas por el desarrollo tecnológico y la optimización de la cadena de suministro.
«De hecho, el coste de la energía solar ya se ha reducido a la mitad, mientras que los costes de la energía eólica han disminuido en casi un tercio. Como consecuencia, el 61% de la nueva instalación de capacidad renovable ya tiene un precio más bajo que las alternativas de combustibles fósiles», asevera la consultora.
Comentarios
tracking