09 de agosto de 2022

Pedro Sánchez junto a Emmanuel Macron, dos auténticos campeones del gasto.

Pedro Sánchez junto a Emmanuel Macron, dos auténticos campeones del gasto

Análisis económico

España es el tercer país de Europa que más riqueza destruye

Noruega, Alemania, Suecia, Dinamarca y Países Bajos son los que mejor han gestionado en este siglo

A veces es necesario innovar para evitar quedarse siempre con las mismas teorías, los mismos conceptos e incluso las mismas «muletillas» a la hora de escribir o de hablar sobre economía.
Hablar del déficit está de moda, y más cuando la Comisión Europea empieza a decir que habrá que volver a la senda del equilibrio y que no se podrá volver a superar el 3 % del déficit. Hablar de la deuda también está de moda porque los mismos empiezan a decir que hay que volver a la senda de no superar el 60 % de la misma sobre el PIB del país.
Hasta hoy ningún economista, al menos que yo conozca, se ha atrevido a escribir sobre el déficit y la deuda como generación de pobreza y del PIB como generación de riqueza, y simplemente sumar las dos cantidades para saber si los países generamos riqueza o pobreza en nuestro entorno.
Es decir: si nuestro déficit anual es superior al incremento del PIB, nos estaremos empobreciendo, pero si es inferior, nos estaremos enriqueciendo. En definitiva, es tratar a la economía de un país como la economía familiar. Si ingreso más que gasto, ahorro y me voy enriqueciendo. Si gasto más que ingreso, necesito préstamos que tendré que devolver algún día y me voy empobreciendo.
Con este planteamiento sencillo y fácil de entender, voy a ver qué ha pasado en la Unión Europea, en la Zona Euro, y ver los países que en este siglo más se han enriquecido y los que más se han empobrecido.
Así que he sacado de Eurostat los datos de déficit anual de cada país y el incremento del PIB desde el año 2000 hasta el 2021, los he sumado y aquí tenemos el resultado.
Hay 23 países de los 29 de la Unión Europea que han generado riqueza, y 6 países que han generado pobreza para sus habitantes, pero lo más sorprendente es que esos 6 países han generado más pobreza que los 23 países juntos generando riqueza.
Así tenemos que la Unión Europea ha generado 82.102 millones de pobreza y la Zona Euro 639.051 millones de pobreza en su conjunto en este siglo.
Está claro que los países nórdicos, muchos de ellos considerados «frugales», son los que más riqueza generan para su población.
Así tenemos a una Noruega, que es el mejor país de Europa, que genera un superávit de más de 680.000 millones, además de incrementar su PIB en más de 221.000 millones, generando para sus habitantes 0,9 billones de euros de riqueza.
Le sigue Alemania con 760.000 millones de beneficio y, a continuación, Suecia, Dinamarca y Países Bajos, formando el quinteto estelar de Europa.
Sorprende gratamente ver a países europeos emergentes, como Polonia, Chequia y Rumanía, entre los 10 mejores de Europa.
Por la cola, y como peor país de Europa, tenemos a Francia. Está claro que su «grandeur» la está despilfarrando a manos llenas, generando una pérdida económica para los galos de 812.000 millones. La medalla de plata, como segundo país peor de Europa, es para Italia, que ha sido capaz de destruir 681.000 millones gracias a la deficiente gestión de los políticos italianos.
En tercer lugar por la cola y, por lo tanto, con la medalla de bronce, y ganada a pulso, es para España, que ha sido capaz de quemar 450.000 millones de euros sin necesidad de ninguna ayuda.
¿Qué conclusiones podemos sacar de estos datos?
1) El día que los países del Norte de Europa se cabreen con los del Sur y empiezan a estar bastante enfadados, vamos a tener un serio problema.
2) Cuando en el 2024 la Comisión Europea empiece a obligar a cumplir con los objetivos de déficit, Francia, Italia y España van a hacer sufrir a los franceses, italianos y españoles con subidas de impuestos y bajadas de gastos.
3) Los empleados públicos van a quedarse sin pagas.
4) Los pensionistas, también.
5) La economía del bienestar va a saltar por los aires.
Pero eso sí: nadie reclamará a los presidentes del Gobierno y a sus equipos ministeriales que devuelvan con sus propiedades y sus bienes el despilfarro acumulado desde el año 2000, y a cada cual, su parte.
Quizás en algún momento deberemos pedir una ley que exija responsabilidades a nuestros políticos. No puede ser que traten a nuestro país como si no fuese de nadie y ellos carecer de responsabilidad alguna, más aún después de gastarse de forma no productiva, miles de millones de euros de los españoles.
O desde la sociedad civil empezamos a exigir que este despilfarro pare de una vez mediante leyes que castiguen a los malos políticos, o esta borrachera de gastos y dispendios no parará.
Comentarios
tracking