07 de julio de 2022

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a la ministra de Hacienda, María Jesús MonteroEduardo Parra - Europa Press

Análisis económico

Sánchez consigue que Hacienda sea el cuarto mayor recaudador de impuestos por gasolina 95 en toda Europa

España ha subido un 21,4 % los impuestos, mientras que Polonia los ha reducido un 23,4 %

Este artículo está dedicado a VMorghulis, gran seguidor de El Debate y de quien casi siempre recibo buenos consejos. La semana pasada publiqué un artículo en este diario que se titulaba Sánchez lleva a España a ser el cuarto país con mayor subida de los carburantes. Entre los comentarios me encontré uno que me llamó mucho la atención y que recibió pronta respuesta, como siempre de VMorghulis.
El comentario trataba de ser jocoso y decía: «O sea, que ahora el Partido Socialista es el culpable de que las eléctricas sean unas indeseables»; y seguía: «Lo que ocurre es que hace falta que den un escarmiento a las eléctricas quitándoles los beneficios que inmerecidamente tienen y disfrutan una élite golfa e incompetente que maltrata a sus clientes».
En primer lugar, lo que me gustaría comentar es que cuando el precio de los carburantes estaba 30 céntimos o incluso 40 céntimos por debajo de Francia, Italia y Alemania, Sánchez se jactaba de tener a todos los presidentes del IBEX a sus pies cada vez que tenía que hacer un anuncio a bombo y platillo en la Moncloa, o donde fuese menester.
Disfrutaba como un niño con zapatillas de jugar al fútbol nuevas cada vez que se sacaba una foto con lo más granado y florido de las grandes compañías que cotizan en el selectivo.
Era feliz viendo cómo le rendían pleitesía todos y cada uno de ellos.
Yo no sé si la culpa de los precios de los carburantes la tienen solo las eléctricas, que yo desconocía hasta ahora que comercializasen carburantes, y que tuviesen abanderados que distribuyen gasolina y gasoil, pero en cualquier caso, me imagino que el autor de la crítica querría decir petroleras, pero que en el fragor de no leer en detalle el artículo, se lio él solo.
En cualquier caso, la crítica, aunque no demasiado afortunada, me ha servido para reflexionar y estudiar qué ha pasado con los impuestos que cobran los estados por los dichosos carburantes.
Me he vuelto a sumergir en las enormes hojas y datos del Weekly Oil Report, he vuelto a filtrar los datos, los he vuelto a adaptar a formatos entendibles y resulta que después de todo el trabajo, resulta que:
España es, de nuevo, el cuarto país de Europa que más ha subido los impuestos desde que Sánchez llegó al poder en junio de 2018.
Pero, «como más vale una imagen que mil palabras», y, «hechos son amores y no buenas razones», he aquí el resultado.
Los datos que aquí presento son después de descontar los 20 céntimos, porque es así como la ministra los reporta a la Comisión Europea. España ha subido el 21,4 % los impuestos de la Gasolina 95. En junio de 2018, el Ministerio de Hacienda recaudaba por impuestos 0,6919 € por litro vendido; hoy recauda 0,8401 €, que equivale a una subida del 21,4 %.
España está en la cuarta posición detrás de Lituania, Finlandia y Letonia.
Nos podemos hacer muchas preguntas, pero, en cualquier caso, el que las tiene que responder está en la Moncloa, escondido y evitando que nadie se las haga.
Grecia, que está en más de 1 euro de recaudación, sólo ha subido un 14,7 % los impuestos.
Francia, que también está en más de 1 euro de recaudación, sólo ha subido un 10,2 % los impuestos
Alemania, que no llega al euro de recaudación, sólo ha subido un 10 % los impuestos
Portugal, cuyo líder es Antonio, amigo de Mario, que estaba casi en 1 euro, ha bajado un 8,8 % los impuestos.
Italia, que tiene a Mario Draghi, ha bajado los impuestos un 18 %.
Polonia, el quinto país en PIB de la Unión Europea, ha sido capaz de bajar los impuestos de la gasolina 95 un 23,4 %.
La gran pregunta es, si todos los grandes –como Alemania y Francia– han subido la recaudación diez puntos menos que nosotros, y nuestros vecinos Portugal e Italia han sido capaces de bajar la recaudación:
¿Sánchez, por qué no bajas tú también la recaudación?
Si el Gobierno, en lugar de haber subido la recaudación un 21,4 %, hubiese bajado como Italia un 18 % los impuestos sobre la gasolina, ¿cuánto nos costaría llenar un depósito de 50 litros?
La gasolina 95, esta semana pasada, costaba sin impuestos 1,2770 €. Si a esto le sumásemos unos impuestos de 0,5673 €, tendríamos un precio de 1,84 € en la gasolinera, frente a los 2,12 € reportados. Por lo tanto, hoy nos costaría 13,8 € menos llenar un depósito.
¿Tan grave sería para España que a los españoles nos costase casi 14 € menos llenar el depósito?
¿Es tan grave la necesidad del Gobierno, que no puede prescindir de esos 14 €?
¿Está España tan arruinada como para que Sánchez no se atreva a bajar 30 céntimos más por litro a todos los españoles?
¿No podría además negociar con sus amigos del selectivo IBEX, una ayuda especial a corto y medio plazo de otros 15/20 céntimos a cambio de que si los beneficios reales caen por debajo de número determinado, se les aplica una corrección en el impuesto de sociedades?
Mi sensación personal es que este Gobierno está agotado, se ha quedado sin ideas, ve que todo lo que toca le sale mal, va de desastre en desastre y tiene miedo a moverse.
Lo escribí el otro día, están en parálisis, no sé si por análisis o porque les falta por decir esa frase tan conocida en las empresas que van mal: «El último, que apague la luz».
Comentarios
tracking