27 de septiembre de 2022

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, confía mucho en la subida de los impuestos, pero no parece un modelo viable

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, confía mucho en la subida de los impuestos, pero no parece un modelo viableEuropa Press

Análisis económico

La gran paradoja: el PIB español crece gracias a los impuestos

Si alguien piensa que esta fórmula se puede mantener, que se olvide

El pasado lunes 1 agosto tuve, por motivos personales, mucho tiempo para pensar. Estuve andando casi dos horas al sol por prescripción facultativa, y como no tenía otra cosa que hacer, me pasó como a los burros que matan moscas con el rabo. En este caso me dediqué a pensar en que había algo que no me cuadraba en el PIB publicado, en el que crecemos por encima del 5 % a precios corrientes en el último trimestre.
Dándole vueltas, decidí que en el primer minuto que tuviese iba a analizar el PIB desde otro punto de vista, que no es el de la demanda, sino el de la oferta. De este modo, podremos ver cómo aportan al PIB los sectores económicos, incluidos los impuestos netos, descontadas las subvenciones, y lo que suman para calcular el PIB.
Así que acudí a la madre fuente de todas las madres, el Instituto Nacional de Estadística, que hasta que escribo este artículo estaba descabezado de su presidente, aunque ya tenemos una andaluza que llega a Madrid.
Y he aquí los resultados encontrados, que como me temía tenían enjundia:
He dividido la información por semestres, desde el inicio del 2021, y a su vez por los tres sectores típicos de la economía: primario, secundario y de servicios, y les he añadido los impuestos netos.
El sector primario, que contiene a la agricultura, pesca y ganadería, representó en el primer semestre de 2021 un 2,6 % del PIB.
El sector secundario, que está conformado por la Industria y la Construcción, supuso en ese período el 20,6 % del total del PIB, aunque la Industria es tres veces la construcción.
El sector servicios, que está a su vez formado por siete actividades diferentes, aporta el 66,8 % del PIB. En el primer semestre de 2021, la Administración Pública es el primer sector económico de la composición del PIB, seguida del comercio y las actividades inmobiliarias. Entre las tres representan el 48 % del PIB en los seis primeros meses del año pasado.
Podemos ver que uno de los sectores atacados por el socialismo gobernante, la banca, representa junto con el sector seguros, simplemente, un 3,9 % del total del PIB.
Los impuestos suponen el 10,1 % de la composición del PIB, y supondrían ser el quinto sector de la economía.
En el segundo semestre del 2021, los datos más significativos están en el crecimiento del comercio, el 21,9 %, que le lleva a representar el 20,7 % del PIB; el crecimiento de la Agricultura, que sube un 19,4 %; el crecimiento de las actividades artísticas, del 14,0 %, y el crecimiento de la industria, un 9,4 %. Coincide con una pequeña caída de la recaudación neta, que baja un 1,2 %
Esto permite crecer en el segundo semestre del año pasado un 7,8 %. Los impuestos directos bajan hasta suponer un 9,2 % de la creación del Producto Interior Bruto. Los tres grandes sectores, comercio, administración pública y actividades inmobiliarias, pasan del 48 % al 49 %, y se siguen afianzando como los tres sectores clave del sector servicios. Mientras, el sector secundario pierde dos décimas, debido al parón de la construcción, que baja un 0,1 %.
La Industria aguanta y sigue siendo el tercer sector en importancia de la economía española.
El primer semestre del 2022 demuestra el error del Gobierno en sus previsiones, su falta de cintura y de incapacidad intelectual para tomar medidas correctas y anticiparse a los problemas.
La economía española, en el primer semestre del 2022, solo crece un 2,0 % a precios de mercado.
El sector primario se da un bofetón totalmente inesperado, pero la responsabilidad está en el error de cálculo del Gobierno en las ayudas para parar los costes energéticos. La caída del sector agrícola es espectacular. Se produce una bajada del 24,9 % en su aportación al PIB, que equivale a perder 4.463 millones de euros de producción (conviene no olvidar la huelga del transporte) .
El sector secundario es el único de los sectores productivos que crece. Lo hace en un 3,9 %, y compensa con 5.042 millones la caída del sector primario.
El sector servicios demuestra que la crisis ha llegado. Decrece un 0,2 % sobre el segundo semestre del año 2021 y hace decrecer el PIB en 840 millones. El comercio aguanta con un pequeño crecimiento del 2,5 %, pero las actividades inmobiliarias y la administración pública caen, haciendo que las tres principales actividades del sector servicios queden en un 47,6 %.
El PIB crece un 2,0 %, que supone un incremento de 12.528 millones de euros, con respecto al segundo semestre de 2021.
Aquí viene la gran paradoja de nuestra economía. El sector primario cae en 4.463 millones; el secundario aporta 5.042 millones; el sector servicios resta 840 millones. Es decir: entre los tres sectores productivos de nuestra economía el PIB cae 261 millones a precios corrientes.
Pero como los impuestos han crecido un 22 %, que se ha detraído del valor agregado de cada uno de los componentes de la producción, resulta que nuestra economía crece un 2,0 %, pero solo gracias al inaceptable modelo actual que tienen nuestros gobernantes socialistas y comunistas.
Si alguien cree que esta fórmula se puede mantener, que se olvide.
La inflación ha llevado a que el Estado recaude netos 70.381 millones que suman al PIB, pero en cuanto la economía no aporte valor, estos impuestos irán a la baja y restarán al crecimiento. En lugar de sumar, si todas las variables son negativas y las de los impuestos también, el resultado no solo será negativo: entraremos en una recesión imparable. Además, hoy los socialistas y comunistas que nos gobiernan son felices, pensando que las arcas del Tesoro están llenas por estas recaudaciones, cuando lo que realmente están es vacías, porque se han gastado mucho más de lo que ingresamos.
Realmente a lo largo de este tiempo, no recuerdo cuándo los impuestos salvaron el crecimiento de una economía, ni tampoco si se produjo.
O es simplemente la paradoja de la izquierda, que cree que una economía crece por lo que crecen sus impuestos. Si es así, que miren el segundo semestre del año pasado, en que los impuestos bajaron, todos los sectores crecieron y la economía creció un 7,8 %.
Comentarios
tracking