06 de octubre de 2022

La ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, no tiene un panorama fácil por delante

La ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, no tiene un panorama fácil por delanteJuan Barbosa - Europa Press

Malas perspectivas

Los datos que apuntan a un final de año negro en lo económico

Los indicadores adelantados y la perpetuación del conflicto ruso no hacen ser optimistas

Economistas como Lorenzo Bernaldo de Quirós piensan que el comportamiento de la economía española en el tercer trimestre va a ser mucho más flojo de lo previsto, que en el cuarto trimestre hay muchas posibilidades de que el PIB entre en terreno negativo y que sin duda lo hará en el primer trimestre de 2023. «No hay ningún factor externo que ayude a mejorar las perspectivas para el año 2023: la guerra va a continuar, e incluso puede recrudecerse; las sanciones a Rusia van a permanecer y los precios de las materias primas, tanto las energéticas como las otras, van a continuar siendo altos», indica.
Con este contexto, su previsión es que la actual estanflación de la economía europea se convierta en una recesión en los próximos meses, y que se cumpla el peor escenario previsto por la Comisión Europea en su último informe: que el PIB de la eurozona caiga un 0,9 % el año que viene y que la inflación media se sitúe en el 6,5 %, con lo que el Banco Central Europeo (BCE) tendrá que seguir subiendo los tipos de interés. Quirós piensa que su actual nivel del 1,25 % puede aumentar al 4,5 % en un año con las consiguientes consecuencias sobre los hogares (subida de hipotecas) y el endurecimiento de las condiciones de financiación de las empresas, entre otras cuestiones.
Quirós piensa que la economía española va a crecer este año menos del 4 % del que habla el consenso (él afirma que lo hará por debajo del 3 %), teme que la confirmación de la prolongación de una inflación elevada mantendrá una erosión «brutal» en la economía de los hogares y remarca que «estamos empezando a ver una tendencia a ralentizar la creación de empleo y a aumentar el paro».

Malos indicadores adelantados

El economista Daniel Lacalle también incide en que los indicadores adelantados de la economía española no son positivos. El índice de gestores de compra (PMI) manufacturero, que refleja la previsión de negocio de las empresas por la compra de material que efectúan, se situó en agosto por debajo de los 50 puntos por primera vez desde mayo de 2020. El umbral de los 50 puntos separa el crecimiento de la contracción de la economía.
El PMI de los servicios también descendió en agosto de 53,8 puntos a 50,6, lo cual refleja un estancamiento de la economía.
A estos indicadores hay que unir el empeoramiento de la confianza del consumidor, que ya en julio se hundió a niveles que no se veían desde marzo, y el de la confianza empresarial, que a final de agosto bajó a -6,1 frente al -5,1 del mes anterior, lo cual indica la posibilidad de que la inversión empresarial se reduzca.
Ante este panorama, Quirós recomienda a consumidores y empresas mantener cash (efectivo), porque la renta variable (la Bolsa) se va a ver claramente penalizada por la subida de los tipos de interés. En todo caso habla de la posibilidad de invertir en bonos corporativos o del Estado indiciados a la inflación.
Sobre la política económica del Gobierno, viendo el escenario de recesión inflacionaria que viene y que no tiene nunca un aterrizaje suave, piensa que la única salida para que la duración del golpe sea menor es contener el gasto público para dar confianza a los mercados y que la prima de riesgo no crezca en exceso. También flexibilizar e introducir la máxima competencia en el mercado español. Por supuesto es consciente de que este Gobierno no lo va a hacer, más aún teniendo en cuenta que el Pacto de Estabilidad que marca los límites de deuda y gasto para el país no se activará de nuevo al menos hasta el año 2024. Sobre la atención a los más vulnerables, más que aumentar los salarios a través del pacto de rentas, es partidario de hacerles transferencias directas para no distorsionar ni el sistema de precios ni el tributario.
Comentarios
tracking