06 de octubre de 2022

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig

El presidente de la Generalitat, Ximo PuigEuropa Press

Análisis económico

Ximo Puig se lleva la medalla de oro a la mala gestión

Valencia y Cataluña suman el 56,4 % del déficit de las comunidades autónomas

En el año 2021, a cierre de junio, las comunidades autónomas en su conjunto generaron un déficit de 7.714 millones de euros en el primer semestre del año, para en el segundo semestre recuperar y terminar con solo 334 millones de déficit, fundamentalmente por culpa de dos comunidades que tienen concedida una «bula presidencial», que son Cataluña, que en el 2021 terminó con déficit de 752 millones, y la Comunidad presidida por el socialista Ximo Puig, que con la ayuda de los comunistas con los que gobierna consiguió que la Comunidad Valenciana produjese un déficit de 1.292 millones de euros.
En este primer semestre del año, las comunidades han recibido ingresos por casi 4.000 millones de euros más que en el primer semestre de 2021, debido fundamentalmente a la recaudación de impuestos de la Administración Central, que ha aprovechado la coyuntura para mandar 1.000 millones menos en transferencias corrientes.
Obviamente, todos estos datos los obtengo, como siempre, de la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE), que acaba de publicar datos sobre los resultados de ingresos y gastos del Estado español.
Hoy vamos a revisar qué ha pasado con cada comunidad en los seis primeros meses del año y ya podemos anticipar que, a pesar del incremento de ingresos, también se ha incrementado el volumen de gastos y el conjunto de las autonomías ha empeorado la situación comparativa con el año 2021.
El déficit en este año ha alcanzado los 8.168 millones de euros, incrementándose la cifra de déficit en más de 450 millones de euros.
Sólo hay tres comunidades que consiguen equilibrar sus cuentas y generar un saldo positivo. Éstas son Andalucía, La Rioja y Asturias. Entre las tres generan 30 millones de superávit.
Sorprende muy gratamente ver cómo la gestión de Juanma Moreno empieza a dar resultados. En el primer semestre de 2021 generó un déficit de 864 millones, mientras que en el primer semestre de 2020 generaba un déficit de 1.207 millones y, cuando gobernaba Susana Díaz, en 2017 cerró el primer semestre con 1.351 millones de déficit.
Con estos datos, está claro que en algún momento habrá que hacer un análisis comparado de la gestión socialista y de la gestión del PP en dicha comunidad.
A continuación tenemos un grupo de comunidades que generan un déficit inferior al 5 %, que son País Vasco, que genera un déficit de 35 millones equivalente al 0,6 %, Castilla y León, que genera 69 millones, equivalentes a un 1,4 %, Aragón con 88 millones y un 3,2 %, Galicia con 18 millones y un 3,4 % y Madrid con 651 millones y un 4,5 %.
Madrid en 2021 terminó el primer semestre con un déficit de 601 millones, pero finalizó el año en positivo con un superávit de 731 millones. La duda que cabe en estos momentos es si, con las dificultades económicas que se nos vienen encima, será capaz de darle la vuelta como lo hizo en 2021 o como lo hizo también en 2020, cuando terminó el primer semestre con un déficit de 2.685 millones y fue capaz de terminar en 43 millones positivos.
A partir de Madrid, las cosas empiezan a ponerse preocupantes. Cantabria y Extremadura están por debajo del 10 % de déficit y veremos qué les pasa en el segundo semestre, que no pinta nada bien para nadie.
En peor situación está Canarias, con un 10,2 % y un déficit de 494 millones, aunque a esta región le puede salvar el turismo del segundo semestre.
Cataluña es la segunda comunidad en valor absoluto, con un déficit de 2.283 millones de euros, que representa un déficit del 13,2 %, pero ella sola suma un 28 % del total de déficit generado.
Le siguen Castilla-La Mancha, Baleares, Murcia y Navarra, que entre las cuatro generan 1.805 millones de déficit, que supone el 22 % del total del déficit de las comunidades.
Sorprende Navarra, que a pesar de su Régimen Foral, tiene un déficit del 22,8 %.
Y en el último lugar está la Comunidad Valenciana, que con 2.317 millones se lleva la medalla de oro a la mala gestión y se gasta un 25,8 % más de lo que ingresa. Ella sola aporta el 28,4 % de la diferencia entre los ingresos y los gastos.
Está claro que este Gobierno, y me refiero al de Pedro Sánchez, no va a atacar este problema. Pero también está claro que en el momento de mayores ingresos por recaudación de impuestos no puede ser que entre Cataluña y la Comunidad Valenciana generen el 56 % del déficit de todas las comunidades.
El papel que le espera a quien sustituya a Pedro Sánchez no es precisamente divertido. Va a tener que tomar medidas muy duras, incluido en el Estado de las Autonomías, y va a tener que disciplinar a todos los que van a su aire y gobiernan sus regiones sin el menor rigor económico.
Hoy como ejemplo vale Andalucía, que ha sido capaz, por primera vez en mucho tiempo, de no crear déficit en las cuentas de la comunidad.
Comentarios
tracking