01 de diciembre de 2022

Los distintos colectivos impulsores de la ley y los miembros de Podemos

Los distintos colectivos impulsores de la ley y los miembros de PodemosPodemos

Presupuestos Generales del Estado

Podemos presiona al PSOE con su ley de vivienda y amenaza la aprobación de los presupuestos

El PSOE no ve «deslealtad» en la presentación de una ley paralela a su negociación

La «prioridad absoluta» del PSOE es la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Sin embargo, las desavenencias con Podemos pueden convertirse en un obstáculo difícilmente salvable. Conocedores de la celeridad que quieren darle los socialistas a la aprobación, los morados han jugado su última baza: la presentación de una ley de vivienda que regule los alquileres, uno de los asuntos en los que los socios de Gobierno no se terminan de poner de acuerdo.
Podemos ha registrado junto a otros partidos como ERC, Bildu o Más País, una nueva ley. La presentación de la medida, impulsada por CCOO, UGT y la PAH, importuna dos negociaciones en curso: la de los PGE, y la que mantenían entre PSOE y Podemos sobre una futura -y más amplia- ley de vivienda.
La ley presentada propone declarar como zonas tensionadas aquellos lugares donde la renta supere el 30% de los ingresos medios o, también, aquellas ubicaciones donde se acumule un crecimiento de los precios de tres puntos por encima del IPC. Además, la medida contempla la posibilidad de penalizar que existan viviendas vacías a través de un recargo extra en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI).
Este aspecto concreto del texto presentado por Podemos, no convence a los socialistas a los que preocupa que este tipo de intervención pueda suponer un desequilibrio en el mercado que provoque la excesiva venta de inmueble.
El encallamiento no es reciente. Los dos partidos en el Gobierno acordaron la aprobación de una nueva ley de vivienda hace un año, coincidiendo con la negociación de las cuentas anuales anteriores, pero aún no han llegado a un acuerdo.
Podemos ha aprovechado las peticiones de los sindicatos y colectivos para tensionar a su socio y obligarle a mostrar su postura. Además, Pablo Echenique, portavoz de Unidas Podemos en el Congreso; Sofía Castañón, portavoz adjunta y los diputados Miguel Bustamante y Gerardo Pisarello han posado junto a los impulsores para desmarcarse de la paralización socialista.
«Nosotros tenemos clarísimo con quien estamos. Estamos con los colectivos en favor del derecho a la vivienda y es muy importante que cuando hay problemas en el Gobierno para sacar medidas avanzadas que garanticen ese derecho, se movilice la sociedad civil y puedan venir al Parlamento leyes que vienen con el apoyo de miles de colectivos», ha defendido Echenique a través de un vídeo publicado en sus redes sociales.

El PSOE no cede

A pesar del pulso de Podemos, los socialistas no están dispuestos a ceder. El portavoz del PSOE, Héctor Gómez, ha afirmado este jueves en el Congreso que no existe un calendario para sacar adelante la ley de vivienda y que la «prioridad absoluta» es la aprobación de presupuestos porque existen aspectos que hay que «depurar y adaptar» de las exigencias de los morados.
«No vamos a estar condicionando los Presupuestos a aspectos que puedan dilatar en el tiempo su aprobación», ha zanjado.
El portavoz socialista ha asegurado que no ve «presión ni deslealtad» en el registro de la ley por parte de Podemos. «Los grupos presentan iniciativas que entienden que pueden ser positivas», ha mencionado frente a los medios de comunicación.

El papel de Díaz

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, cree que la negociación de los presupuestos saldrá adelante. Cabe recalcar que Díaz hace de interlocutora directa entre los dos partidos y defiende la importancia de las negociaciones pausadas.
La ministra declaró este jueves que hay que evitar las «negociaciones masculinizadas» las cuales define como aquellas que toman un carácter mas agresivo.
Díaz se convierte, por lo tanto, en la posibilidad de una suavización de la negociación de los presupuestos entre socios de Gobierno en la que pueden llegar a un acuerdo que la parte menos laxa de Podemos supeditará a la aprobación de una ley de definitiva de vivienda. 
Comentarios
tracking