28 de octubre de 2021

Pablo Casado en la sesión de control del Congreso

Pablo Casado en la sesión de control del CongresoEP

Sesión de control 

Por qué Casado acepta ahora negociar con Sánchez la renovación de órganos clave del Estado

El PP estaría dispuesto a renovar el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas y el Defensor del Pueblo, dejando al margen el Consejo General del Poder Judicial

Durante la sesión de control celebrado ayer miércoles, Pablo Casado sorprendió a Pedro Sánchez con su propuesta de proceder a la renovación inmediata del Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo y el Tribunal de Cuentas. El cambio de paso ha sido evidente, dado que durante los últimos meses la estrategia, tanto del Gobierno como del principal partido de la oposición, ha consistido en renovar las principales instituciones del Estado todas a la vez, juntas en un único pacto.
La mano tendida por Casado cogió por sorpresa a Sánchez. Más allá del golpe de efecto, fuentes parlamentarias detallan las razones de viraje de estrategia. «Casado ha demostrado que está en contra de los bloqueos por sistema. Da a entender que por parte del PP no existe voluntad de estancamiento en el todo o nada. El PP está dispuesto a llegar a acuerdos en las principales instituciones del Estado, pero sin ceder en la cuestión de los jueces, donde continuamos pidiendo una reforma en el sistema de elección del CGPJ», comentan los interlocutores.
De esta forma, según las fuentes, el PP mostraría «altura de Estado» y «capacidad de diálogo». «Existen cuestiones que no tienen la relevancia del sistema de elección de los jueces. Ahí estamos dispuestos a pactar. Si luego no se llega a un pacto, no podrá decirse que no ha sido por voluntad del PP y, en cambio, sí podrá decirse que lo que busca Sánchez es controlar a los jueces», afirman los interlocutores de El Debate.

Informe GRECO 

La propuesta parlamentaria de Casado ha cogido con el pie cambiado al Gobierno socialista. Sánchez en su respuesta se limitó a exigir a Casado a que «cumpla con toda la legalidad», haciendo referencia a la necesidad dictada por la Constitución de renovar periódicamente el CGPJ. «Lo que no dijo Sánchez es que Bruselas indica lo mismo que proponemos nosotros: la renovación del CGPJ deben hacerla los propios jueves para cumplir con los estándares del resto de Europa. La reforma que plantea el PP está en consonancia con las exigencias de Europa. Si Sánchez regresa al no es no, entonces será cosa suya», señalan las fuentes.
Durante el resto de la jornada parlamentaria los ministros presentes en la cámara ofrecieron respuestas similares a las de Sánchez. Al final de la sesión pudo verse al ministro de la presidencia, Félix Bolaños, mantener una conversación con Teodoro García Egea, secretario general del PP. La interlocución fue fluida y, al parecer, continuará. El propio Bolaños aclaró más tarde que el Ejecutivo defiende que hay que renovar «todos» los órganos con mandato caducado, incluido el CGPJ, y celebró lo que considera una rectificación en «la postura de bloqueo del PP».
«Independencia judicial y jueces eligen a los jueces. Esta es en esencia las reforma que propone el informe del Grupo de Estados contra la Corrupción del Consejo de Europa y el propio PP. Guerra mató a Montesquieu en 1985. Ya va siendo hora de resucitar al francés», comenta el referido interlocutor en relación con la reforma del Poder Judicial que Alfonso Guerra impulsó aquel año, tras la victoria socialista de 1982.