30 de septiembre de 2022

Ilustración, Pedro Sánchez propaganda Consejo de Ministros

Paula Andrade

El Gobierno, en precampaña

La prueba de que Sánchez solo busca propaganda con dos Consejos de Ministros semanales

El Ejecutivo ha duplicado las reuniones pero, por el contrario, mantendrá una única Comisión de Secretarios de Estado y Subsecretarios a la semana. Por ella pasan todos los asuntos previamente

«El Gobierno quiere acelerar e intensificar su trabajo», insistió este martes la ministra portavoz, Isabel Rodríguez. «Dando respuesta a los compromisos con la Unión Europea y aportando estabilidad, con legislaturas de cuatro años», añadió.
Ésas siguen siendo, oficialmente, las razones por las que Pedro Sánchez ha decidido celebrar dos consejos de ministros semanales en lugar de uno desde esta semana y hasta fin de año. En principio serán los martes y viernes, salvo las semanas de Nochebuena y Nochevieja (ambas fiestas caen en viernes, así que serán otro día).
Sin embargo, la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios, que es la que se encarga de poner a punto todo lo que va al Consejo, seguirá siendo una a la semana, según confirman fuentes de La Moncloa a El Debate. Y en principio se mantendrá como hasta ahora: los jueves por la tarde y presidida por el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños.
Un exsecretario de Estado del área económica consultado por este diario explica: «Todo lo que se aprueba en Consejo de Ministros ha pasado antes por la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios. Si no están todos los temas despejados no se llevan al Consejo de Ministros».
Ello demuestra que el interés de Sánchez no es tanto trabajar más sino vender más, porque hasta ahora ni con el viento de los fondos europeos a favor ha conseguido remontar en las encuestas. Más bien al contrario, las subidas de la electricidad, los carburantes y la alimentación, unidas a la concatenación de protestas en la calle, están haciendo mella en el Ejecutivo.

Un Gobierno con muchos desconocidos

A ello se une otro problema que Sánchez quiere solventar: el grado de desconocimiento de buena parte de su extenso Gabinete, formado por tres vicepresidentas y 19 ministros (el más mastodóntico desde la legislatura constituyente de Adolfo Suárez). La ecuación es sencilla: a más Consejos, más ministros que promocionar.
Desde 1979 no había un Gobierno tan numeroso

Desde 1979 no había un Gobierno tan numeroso

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este martes se sentaron la ministra portavoz, Isabel Rodríguez, la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, y la titular de Ciencia, Isabel Morant.
Morant, que entró en el Gobierno en la remodelación de julio, tiene un nivel de desconocimiento entre los españoles del 90,1%, según el último CIS con valoración de ministros (el de octubre). O lo que es lo mismo: solo uno de cada diez encuestados es capaz de decir quién es. Rodríguez no está mucho mejor, pese a ser la portavoz: el 78,1% nunca ha oído hablar de ella. Calviño se salva: el 27,5% no le pone cara ni nombre, el resto sí.
Lo que les sucede a las ministras Rodríguez y Morant es extensible a José Manuel Albares en Asuntos Exteriores, Pilar Alegría en Educación, Pilar Llop en Justicia, Raquel Sánchez en Transportes y Luis Planas en Agricultura, entre otros.

Una decisión improvisada

La decisión de Sánchez no forma parte de un plan, sino que es improvisado. Otra señal de que intramuros de La Moncloa cunde la preocupación por los nubarrones económicos que el Banco de España, el FMI, y la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal –entre otros– han situado sobre las previsiones del Gobierno.
De hecho, el 19 de noviembre el Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática convocó un concurso para contratar la parte audiovisual de las comparecencias de Sánchez y sus ministros en el llamado Edificio Portavoz del Complejo de La Moncloa.
En la documentación, la Secretaría de Estado de Comunicación habla en todo momento de un Consejo de Ministros a la semana, el de los martes: «Sin perjuicio de eventuales peticiones, la prestación incluirá un servicio semanal, con carácter general los martes, y otros servicios cuando fueran solicitados, en este caso, sin días y horas predeterminados», explica. El concurso aún no está resuelto, aunque es evidente que el doble de ruedas de prensa conllevará cambios en el presupuesto.

El Gobierno también ha abierto nuevos perfiles en cuatro redes sociales

A mayores, el Gobierno puso en marcha este martes cuatro nuevos perfiles en Twitter, Facebook, Instagram y LinkedIn «con el objetivo de acercar a los ciudadanos, autónomos, pymes, empresas y organizaciones interesadas la información necesaria para acceder a los fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia».
La aparente hiperactividad del Ejecutivo se circunscribe casi por completo al real decreto ley, que es la forma favorita de Sánchez para legislar. Como ya ha contado El Debate, en tres años y medio ya ha superado los números de José Luis Rodríguez Zapatero en siete años y medio y de Mariano Rajoy en seis años y medio. Este jueves el pleno del Congreso convalida tres más. Los que hacen los números 24, 25 y 26 de este año.
Más allá de los decretazos, la actividad legislativa del presidente está siendo muy limitada. Su presencia en las Cortes, también. Este miércoles faltará a otra sesión de control al Gobierno, esta vez por encontrarse de viaje en Egipto.
Además sigue resistiéndose a convocar un debate sobre el estado de la nación, como le pide insistentemente la oposición. Esta semana Ciudadanos ha propuesto una reforma del Reglamento del Congreso para que el debate de debates sea convocado obligatoriamente una vez al año. Y que al fin Sánchez, «un Houdini del escapismo del control parlamentario» según Cs, tenga que estrenarse en esas lides. No parece que en el corto plazo lo tenga previsto. 
Comentarios
tracking