17 de agosto de 2022

Isabel Celaá

Isabel CeláaEFE

PP y Vox consideran un «premio al peón fiel» que Celaá sea la embajadora en el Vaticano

Deja una huella de «radicalismo» y «baja calidad educativa», según la valoración que para El Debate realizan Sandra Moneo, portavoz adjunta del Grupo Popular en el Congreso, y Jorge Buxadé, vicepresidente primero de Acción Política de Vox

El Gobierno socialista ha propuesto a la exministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, como nueva embajadora ante la Santa Sede. Las reacciones por parte de los principales partidos de la oposición no han tardado en producirse.
Sandra Moneo, portavoz adjunta del Grupo Popular en el Congreso, señala en declaraciones para El Debate que esta propuesta «resulta, como mínimo, sorprendente; aunque quizás ya deberíamos de estar acostumbrados a la prepotencia y soberbia de Pedro Sánchez. Recordemos que Isabel Celaá acaba de elaborar una Ley Educativa que ha dado satisfacción a las exigencias de los socios radicales de izquierdas e independentistas del Gobierno socialista. Su Ley, la Ley Celaá, lleva la huella del radicalismo ideológico y de la baja calidad educativa. Lo que ha hecho Sánchez con este nombramiento es premiar a sus peones fieles».
Moneo, asimismo, recuerda que la llamada Ley Celaá «transgrede de forma clara y abierta a la libertad educativa. Tanto es así que ante el Tribunal Constitucional hemos presentado por parte del Partido Popular un recurso, que ha sido admitido a trámite, porque su Ley atenta contra el artículo 27 de la Constitución. La asignatura de religión sale muy maltratada, movida constantemente en el itinerario educativo, y ofrecida sin alternativas».
Sandra Moneo

Sandra MoneoEl Debate

La portavoz adjunta en el Congreso recuerda las palabras de Celáa, «y cito textualmente», con respecto al derecho de educación de las familias, en las que la exministra sostuvo que «no podemos pensar de ninguna de las maneras que los hijos pertenecen a los padres». Por todo ello, Moneo considera que «no da la impresión» de que Isabel Celáa sea «la persona adecuada» para cubrir «un puesto de la importancia y simbolismo de la embajada española ante la Santa Sede, donde lo que habría que hacer es tender puentes».

Relaciones diplomáticas serias

Por su parte, Jorge Buxadé, vicepresidente primero Acción Política de Vox, ha subrayado para El Debate que, «con toda seguridad, la señora Celaá podrá explicar ante la Santa Sede su inaceptable declaración de que los hijos no pertenecen a los padres». Según ha afirmado el eurodiputado, la socialista tendrá asimismo la oportunidad de comentar aquello de que es «el Estado quien ha de ejercer un control totalitario sobre los contenidos educativos de los menores».
Jorge Buxadé, este lunes 29 de noviembre, en rueda de prensa en la sede nacional de Vox.

Jorge Buxadé, durante noviembre, en rueda de prensa en la sede nacional de Vox.Vox

Para el jefe de la delegación de Vox en el Parlamento Europeo, «la señora Celáa pasará a la Historia por esa nueva Ley de educación que profundiza en el sectarismo ideológico del Gobierno de Sánchez» y «en el ataque a los derechos de menores y familia» por parte del jefe del Ejecutivo. Como apuntala el abogado del Estado, Sánchez «premia a sus peones con puestos de enorme responsabilidad», en un momento de «descristianización de Europa» por parte de instituciones comunitarias, como la Comisión Europea.
Para Buxadé, «mantener unas relaciones diplomáticas serias y leales con la Santa Sede es muy importante». La actuación del Gobierno, según el político de Abascal, «no parece el mejor camino». «Vox exige que el futuro de Europa se levante sobre los 3 pilares que ha construido la cristiandad; Roma, Grecia y la civilización cristiana, y no sobre falsas referencias a un multiculturalismo que ha demostrado su fracaso allí donde se ha pretendido implantar», ha apuntalado el segundo de la formación conservadora.

Temas

Comentarios
tracking