04 de julio de 2022

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia CalviñoEduardo Parra

Calviño descarta bajadas fiscales ante el plan para el IRPF que Ayuso ha anunciado en El Debate

Advierte a la presidenta de la Comunidad de Madrid que Bruselas lo desaconseja

La vicepresidenta de Asuntos Económicos del Gobierno, Nadia Calviño, ha descartado este lunes llevar a cabo modificaciones fiscales generalizadas, después de que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Día Ayuso, haya anunciado que deflactará el tramo regional del IRPF.
«Las recomendaciones de la Comisión Europea son muy claras con respecto a no poner en este momento en riesgo estos objetivos de responsabilidad fiscal y no abordar modificaciones fiscales generalizadas», dijo Calviño en declaraciones a los medios a su llegada a la reunión del Eurogrupo en Bruselas preguntada por la medida anunciada por la presidenta madrileña.
La vicepresidenta añadió que el Gobierno tiene «una posición muy clara con respecto a la conveniencia de adoptar bajadas de impuestos selectivas que puedan beneficiar sobre todo a los ciudadanos y colectivos más vulnerables» y que permitan en este momento «responder de la manera más eficaz posible al impacto de la guerra» en Ucrania.
En un desayuno informativo organizado por El Debate, la presidenta madrileña avanzó hoy que la Comunidad de Madrid va a deflactar el tramo autonómico del IRPF para el año que viene, en línea con la deflactación general del impuesto que incluyó el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, en su plan económico.

Capacidad económica

La deflactación de la tarifa del IRPF consiste en elevar los umbrales que marcan el paso de un tramo a otro, con el objetivo de evitar que las subidas salariales para compensar la inflación se traduzcan en un aumento del tipo medio pagado sin que haya aumentado la capacidad económica del contribuyente.
La Comisión Europea recomendó este mismo lunes a España prudencia fiscal y contención del gasto público corriente en 2023 debido al escenario de elevada deuda de las administraciones, que, a cierre del pasado año, era cercana al 120 % del PIB; y seguir confiando las inversiones a los fondos europeos del plan de recuperación.
Calviño aseguró que esta directriz «está absolutamente alineada con la senda de reducción del déficit y la deuda pública que ha propuesto» el Gobierno y que seguirá «aprovechando el crecimiento económico, las mejoras de la recaudación y una política fiscal responsable» al tiempo que impulsa las inversiones financiadas con fondos europeos.
Comentarios
tracking