13 de agosto de 2022

La síndica del Grupo Popular en las Cortes de Valencia, María José Catalá, en rueda de prensa

La síndica del Grupo Popular en las Cortes de Valencia, María José Catalá, en rueda de prensaPP de la Comunidad Valenciana

Comunidad Valenciana

El PP valenciano avisa a Puig que su «baile de sillas» evidencia «un cambio de ciclo»

María José Catalá asegura que la «tensión insoportable» en el seno del Botánico «le impide hacer frente a los problemas reales de la gente»

La política valenciana ha copado portadas y telediarios en las últimas semanas a nivel nacional. Si bien buena parte de la legislatura del gobierno del Botánico había estado transcurriendo con moderada tranquilidad para Ximo Puig y sus socios, los recientes acontecimientos han llevado grandes dosis de incertidumbre al Palau de la Generalitat.
La última de ellas se ha producido a raíz del nombramiento de la nueva delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Pilar Bernabé, en sustitución de Gloria Calero. Más allá de la trascendencia que tiene la designación de la tercera autoridad de la región, la decisión tiene un importante calado político, ya que supone ‘borrar’ de la primera línea política al último alto cargo afín al ex ministro José Luis Ábalos y da vía libre a Puig y Pedro Sánchez a la hora de configurar las listas electorales de 2023.
Por eso mismo, la portavoz del Partido Popular de la Comunidad Valenciana (PPCV) en Las Cortes, María José Catalá, ha echado en cara al presidente valenciano, Ximo Puig, que su «continuo baile de sillas impide al Consell hacer frente a los problemas de la gente por el encarecimiento de la vida». Cabe recordar que el jefe del Ejecutivo valenciano tuvo que hacer una profunda remodelación de su Gabinete a mediados de mayo con la intención de darle un impulso a su gestión.
Catalá ha asegurado que los valencianos tienen dificultades para llegar a fin de mes y necesitan «un gobierno que esté pendiente de los problemas de los ciudadanos y no de los suyos internos». En este sentido, la portavoz popular, ha advertido a Puig que la «tensión insoportable» entre los socios de gobierno (PSPV-PSOE, Compromís y Unidas Podemos) evidencia «un cambio de ciclo político»: «El Botánico está agotado y hay una necesidad urgente de cambiar las políticas del Consell. El botánico se ha secado y los ciudadanos piden ya un cambio de gobierno y de sus políticas».
Para argumentarlo, Catalá ha recordado que a la imputación del hermano de Puig por haber cobrado, presuntamente, de manera irregular subvenciones públicas, hay que añadir la remodelación del Consell que el presidente llevó a cabo en mayo, la dimisión del ex conceller de Educación, el caso Azud y la salida de Mónica Oltra tras ser investigada por el TSJCV. Sobre Oltra, Catalá ha calificado de «muy extraño» que su cese aún no esté publicado en el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV) y que, por tanto, sigue siendo vicepresidente y consellera de Igualdad, algo que, según la portavoz popular, «merece una explicación por parte del Consell».
En contestación a Catalá, la portavoz del PSPV en el parlamento valenciano, Ana Barceló (precisamente, una de las afectadas por los cambios de Puig al dejar la consellería de Sanidad), ha defendido la gestión llevada a cabo por el Consell: «Los valencianos, castellonenses y alicantinos tienen un gobierno que está centrado en la gestión del presente y en dibujar el mejor futuro de oportunidades para la Comunidad Valenciana. Apostamos por el diálogo y la estabilidad, que es lo que necesita nuestra tierra», ha concluido la socialista.
Comentarios
tracking