17 de agosto de 2022

Restos del coche bomba que explotó junto al cuartel de la Guardia Civil de Santa Pola en 2002

Restos del coche bomba que explotó junto al cuartel de la Guardia Civil de Santa Pola en 2002EFE

Veinte años del asesinato de la pequeña Silvia y Cecilio en Santa Pola: los autores ya pisan la calle

Todos los terroristas implicados en el atentado de 2002 cuentan ya con algún tipo de beneficio penitenciario

Veinte años han pasado desde aquella trágica tarde del 4 de agosto de 2000 en que Oscar Celarain 'Peio' y Andoni Otegi 'Iosu' decidieron lanzar un coche cargado con 100 kilos de explosivos y metralla contra el cuartel de la Guardia Civil de la localidad alicantina de Santa Pola. El resultado: un buen hombre que esperaba tranquilamente el autobús, Cecilio Gallego, y una niña de tan solo seis años, Silvia Martínez, que jugaba plácidamente en su habitación, muertos, un cuartel semiderruido y un tremendo cráter en el suelo.
Los niños de Santa Pola llenaron de flores y peluches el lugar del atentado en homenaje a la pequeña Silvia

Los niños de Santa Pola llenaron de flores y peluches el lugar del atentado en homenaje a la pequeña SilviaEFE

«No he podido darle de nuevo ni un beso ni arroparla ni un abrazo… No está», decía hace tan solo unos días su madre, Toñi Santiago, a un periódico. Quien sí ha podido recibir besos y abrazos, y muchos, ha sido Oscar Celarain. Y Andoni Otegi, sobre todo Andoni Otegi, que no hace ni un mes ya ha podido disfrutar de un permiso penitenciario de cuatro días, que es el premio recibido por haber participado en el programa de «justicia restaurativa» del Ministerio del Interior, en el que ha mantenido encuentros con víctimas del terrorismo. Ninguna de ellas era la madre de la pequeña Silvia Martínez.
Ambos presos, autores materiales reconocidos, de la masacre de Santa Pola, han gozado de la cercanía de sus familiares ya que han sido acercados a la cárcel de Logroño en el caso de Otegi y a la de Soria en el de Celarain. Beneficios de los que gozan, pese a haber sido condenados a 843 años de prisión solo por el atentado de Santa Pola y a los que habría que sumar otras condenas por otros asesinatos como el del concejal de UPN en la localidad navarra de Leiza, en el caso de Celarain.

Toda la cúpula imputada

Desde el pasado 28 de julio, además, también están procesados por este atentado los presuntos ideólogos de este atentado: Juan Antonio Olarra Guridi, Ainhoa Múgica, Félix Ignacio Esparza, Mikel Albisu 'Mikel Antza', Ramón Sagarzazu y María Soledad Iparraguirre, 'Anboto'. Todos ellos, además, están procesados por otros atentados y asesinatos. Y sí, también ellos han resultado beneficiados de la política penitenciaria del Gobierno de Pedro Sánchez.
Dos de los inculpados pasean tranquilamente por la calle con absoluta libertad, el que entonces era el máximo responsable de la organización terrorista, 'Mikel Antza', y el jefe del aparato internacional, Ramón Sagarzazu. Los otros cuatro, todavía permanecen en prisión dada la acumulación de asesinatos que suman en sus currículums. Eso sí, tres de ellos ya están en el País Vasco. El cuarto, Félix Ignacio Esparza todavía cumple condena en Francia.

Beneficios

Anboto llegó a ser puesta en libertad. De hecho, fue una de las que leyó el comunicado de ETA en el que anunciaba la disolución de la organización terrorista ETA. Pero desde entonces, acumula ya cientos de años de prisión por diferentes asesinatos.
Olarra Guridi y Ainhoa Múgica no hace ni dos semanas que fueron acercados a cárceles del País Vasco pese a acumular una decena de asesinatos cada uno.
Mientras tanto, la familia de la pequeña Silvia acudió ayer al cementerio para recordar a su hija y hermana. Sólo pudieron ver la lápida.
Comentarios
tracking