01 de octubre de 2022

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), se reúne este lunes en Lanzarote con socialistas canarios

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), se reúne este lunes en Lanzarote con socialistas canariosEFE

Sánchez sale de su encierro en La Mareta para reunirse con los socialistas canarios

Sánchez se centró en la recuperación que está viviendo España en materia de turismo, y comentó que 8 de cada 10 extranjeros están volviendo a nuestro país a pasar sus vacaciones

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dejado momentáneamente aparcado el hermetismo de La Mareta (Costa Teguise) para reunirse este lunes en el Cabildo de Lanzarote con Ángel Víctor Torres, presidente del Gobierno de Canarias. Al encuentro también acudió la socialista Dolores Corujo, presidenta del Cabildo lanzaroteño, quien preguntó a Sánchez nada más aparecer cómo estaban sus dos hijas, que también se encuentran de vacaciones en la isla.
En el coloquio, los socialistas trataron las relaciones de Canarias con el Estado. Por parte del Gobierno de España hay un compromiso para aumentar el techo de gasto de la Comunidad Autónoma en un 11 %, lo que permitirá incrementar el presupuesto hasta superar los 10.000 millones de euros. Es decir, el 75 % de los ingresos que llegarán a Canarias procederán de la Dirección General del Estado.
Al tomar la palabra, Sánchez quiso antes de nada agradecer «la hospitalidad del pueblo canario» hacia él y su familia. Algo que definió como «un auténtico privilegio». El presidente llegó a Lanzarote el pasado miércoles y está previsto que se quede unos 20 días en la isla, aunque desde Moncloa no han querido dar una fecha exacta por motivos de seguridad.
Sánchez se centró en la recuperación que está viviendo España en materia de turismo, y comentó que 8 de cada 10 extranjeros están volviendo a nuestro país a pasar sus vacaciones. «Afortunadamente, el sector turístico vuelve a ser uno de los motores de creación de empleo y crecimiento. Eso tiene que ver con la respuesta que hemos dado entre todas las administraciones junto con el sector privado a la pandemia de la COVID-19», comentó.
No quiso dejar de lado, que tanto los Cabildos como los Ayuntamientos de Canarias van a recibir en 2022 más de mil millones de euros. Así, Sánchez explicó que «todas estas transferencias no son sinónimo de una mayor deuda o de déficit público, al contrario. Lo que estamos haciendo consolidar una senda de responsabilidad fiscal con una reducción del déficit y la deuda pública».
Mención especial a La Palma, donde dentro de unos días se cumple el aniversario de la erupción del volcán Cumbre Vieja, a la que Sánchez viajará posiblemente a principios de la próxima semana. En este sentido, el presidente del Gobierno hizo hincapié en las comisiones mixtas que se han creado por parte del Ejecutivo: «Teníamos claro que la solidaridad que el pueblo español mostró también tenía que materializarse con recursos económicos por parte de la Administración General del Estado».

«Predicar en el desierto»

Además de hablar sobre Canarias, el presidente aprovechó para volver a insistir sobre su plan de ahorro energético. «En muchas ocasiones da la sensación de que nos olvidamos sobre cuál es el origen del problema: Europa está sufriendo una guerra en sus fronteras que ha exigido la máxima unidad», alegó.
Sánchez se refirió al conflicto bélico de Ucrania para pedir unidad y anticipar que va a exigir en Bruselas que se fije «un precio máximo al precio de los derechos de emisión». En palabras del presidente se trata de medidas que «España está liderando, desde el punto de vista de las propuestas y las soluciones». Y volvió a referirse a ese objetivo común de la Comisión Europea de ahorrar un 15 % de la energía, que, en el caso de nuestro país, «se trata de un 7 %». Recordó también que «ahorrar energía es hacer frente al chantaje energético de Putin», pero también es «ahorrar dinero y ahorrar factura», así como «hacer frente a la emergencia climática».
Sánchez se dirigió al Partido Popular y le pidió «unidad, responsabilidad y solidaridad». Aunque el presidente asegura que ya sabe qué es «predicar en el desierto» porque en los últimos dos años y medio «no hemos visto nada de eso». Como ejemplos puso la pandemia, la invasión de Ucrania por parte de Rusia, los efectos que tiene en la vida el aumento del coste de los alimentos y de la energía... «Estamos viendo la oposición de siempre: una oposición destructiva, que bloquea y negacionista en todos los ámbitos. Que no piensa que con esa unidad estaremos reforzando la unidad europea», declaró el presidente del Gobierno atacando al partido mayoritario de la oposición.
Comentarios
tracking