07 de octubre de 2022

El senador de UPN por Navarra, Alberto Catalán, durante una rueda de prensa

El senador de UPN por Navarra, Alberto Catalán, durante una rueda de prensaEuropa Press

En el Senado

UPN se suma a PP, Ciudadanos y Vox para pedir la retirada de la Ley de Memoria Democrática

«Es una cesión al independentismo y la extrema izquierda que se aleja del espíritu de la Transición», afirma el senador Alberto Catalán

El senador de UPN por Navarra, Alberto Catalán, ha registrado una enmienda a la totalidad del proyecto de Ley de Memoria Democrática ya que considera que «el olvido de las víctimas de la banda terrorista ETA, el cuestionamiento de la Transición y el acuerdo con Bildu son motivos más que suficientes para presentar una enmienda a la totalidad a un proyecto que es un claro ejemplo del sectarismo y adoctrinamiento que viene caracterizando las políticas de este Gobierno y sus socios de extrema izquierda e independentistas», ha afirmado Catalán.
El senador regionalista recuerda que el Manifiesto por la Concordia y en Defensa de la Transición suscrito recientemente por distintas personalidades, entre ellas, socialistas como los exministros y expresidentes del Senado socialistas como Juan José Laborda y Javier Rojo «exige el replanteamiento de la Ley de Memoria Democrática, al no tener ‘lo suficientemente en cuenta principios jurídicos básicos como la legalidad, la seguridad jurídica o la irretroactividad de normas no favorables’».

Persecución religiosa

La enmienda a la totalidad echa en falta también alusiones a la persecución religiosa «que se dio en España en diferentes periodos del siglo pasado». «hablar de la memoria histórica de España y centrarla exclusivamente en una parte de la misma, obviando el resto, no es lo más apropiado desde el punto de vista de la objetividad histórica que debiera caracterizar un texto de estas características», ha afirmado el representante de la formación regionalista.
Por todo ello, el senador considera que la norma supone, «salvo en lo relativo a la localización, exhumación e identificación de las personas desaparecidas durante la Guerra Civil, así como a las medidas reparadoras, que UPN apoya, una cesión al independentismo y la extrema izquierda y se aleja peligrosamente del espíritu de la Transición».

Más de 500 enmiendas

La Ley de Memoria Democrática ya fue aprobada por el Congreso de los Diputados el pasado 14 de julio. Pero ahora debe pasar el trámite del Senado, donde ya son cuatro las enmiendas a la totalidad o vetos que se han presentado por parte de Partido Popular, Ciudadanos y Vox, y ahora UPN.
En total, las formaciones que representan a 109 de los 265 senadores han presentado vetos o enmiendas a la totalidad, por lo que los socialistas tendrán que volver a esforzarse para que el número de abstenciones no ponga en peligro la aprobación del texto. Y para ello, deberá acordar alguna de las 521 enmiendas que se han presentado en la Cámara Alta por parte de todos los grupos parlamentarios.
Ya en el Congreso, los socialistas pactaron con Bildu extender el periodo de Memoria Democrática hasta diciembre de 1983 entre otras concesiones a los independentistas abertzales.
Comentarios
tracking