08 de febrero de 2023

Pintada contra los Okupas en Eurovillas, Madrid

Pintada en una vivienda okupadaTwitter

Cataluña  Cae una banda que usaba a menores para okupar viviendas, evitar su desalojo y después venderlas

Se han detenido a nueve personas relacionadas con una docena de okupaciones en Barcelona y Hospitalet

Los Mossos de Esquadra han detenido a nueve personas que formaban parte de una organización especializada en ocupar viviendas vacías, que después alquilaban a otras personas para conseguir beneficio económico. Pero para ocupar de forma ilegal esos pisos, utilizaban a menores de edad. De esta forma evitaban un posible desalojo. Los investigadores relacionan al grupo con doce ocupaciones, en Barcelona y Hospitalet, y doce intentos más en los últimos cuatro meses, aunque se tiene constancia de que ya actuaban desde 2020. Durante este período habrían obtenido unos ingresos medios de unos 24.000 euros al mes.
Los miembros del grupo estaban altamente organizados y estructurados. Unos forzaban el acceso y entraban a la vivienda, se conectaban a la red eléctrica de forma fraudulenta, mientras que otros hacían funciones de vigilancia para evitar ser descubiertos. Una vez conseguida esta primera fase, llegaban las personas que ocupaban los domicilios y se quedaban unos días para consumar la ocupación.

Hacían llorar a los niños

Para ello utilizaban a menudo menores, para disuadir a la policía. Los ponían detrás de la puerta y les hacían llorar para hacer creer que se encontraban en una situación de vulnerabilidad e impedir que el desalojo se llevara a cabo. De hecho, entre los detenidos hay varias mujeres que tenían bebés o niños pequeños, y que eran contratadas para esto precisamente. Cobraban unos 500 euros. Y una vez conseguido el objetivo, vaciaban la vivienda y la alquilaban a otras familias que buscaban alojamiento. En alguna ocasión habían vendido el inmueble a terceras personas.
Los detenidos tenían tres formas de conseguir dinero con estas ocupaciones. Podían alquilar habitaciones a personas en situación irregular por entre 200 y 500 euros al mes. En otras ocasiones encontraban a familias que buscaban vivienda y les ofrecían el piso por entre 3.500 y 4.500 euros. Y también se ha dado el caso de que, una vez ocupada la vivienda y después de cambiar al cerradura, cedían las llaves del inmueble a cambio de recibir entre 8.000 y 10.000 euros.

Pactaban con el propietario

Pero la actuación de este grupo no se quedaba ahí, porque los jefes de la organización llegaron a pactar en algunos casos con el propietario real del inmueble echar a los ocupantes a los que acababan de alquilar el piso. Lo hacían a cambio de recibir unos 10.000 euros. Y cuando lograban su objetivo, dejaban pasar un tiempo prudencial, comprobaban que el propietario no había tomado medidas para evitar otra ocupación, y es entonces cuando volvían a iniciar otra vez el proceso con la misma vivienda. Hay que tener en cuenta que los pisos eran propiedad de entidades bancarias o inmobiliarias que acostumbraban a renunciar a la acción penal, apostaban por la vía civil, lo que les permitía quedarse más tiempo en el inmueble.
La policía autonómica ha detectado en los últimos años la proliferación de grupos organizados, de mafias, que se dedican a la ocupación ilegal de viviendas, y de ahí que dentro del Plan Estratégico de los Mossos se tuviera muy en cuenta este tipo de prácticas. Grupos, que según la policía, cada vez están más organizados y perfectamente estructurados. Y esto, junto al hecho de que las víctimas a menudo no denuncian por su situación de vulnerabilidad y porque así disponen de un sitio en el que dormir, la investigación resulta más complicada.

Temas

Comentarios
tracking