Estado actual del cuartel de la Guardia Civil desalojado este miércoles

Estado actual del cuartel de la Guardia Civil desalojado este miércolesAyuntamiento de Sant Sadurní d'Anoia

Cataluña

Desalojado el antiguo cuartel de la Guardia Civil en Sant Sadurní d'Anoia convertido en un «nido de delincuencia»

Desde el Ayuntamiento se culpa a «colectivos cercanos a la CUP» de la situación de degradación

Hasta 213 actuaciones había realizado la Policía Local en los últimos dos años en el antiguo cuartel de la Guardia Civil, y que se había convertido en «un nido de delincuencia», en palabras del primer teniente de alcalde de Sant Sadurní d'Anoia (Barcelona).

O lo que es lo mismo, los agentes debían intervenir entre dos y tres veces cada semana por incidencias relacionadas con peleas, hurtos, tráfico de drogas, incendios y molestias a los vecinos. Este miércoles, y para tranquilidad del vecindario, los Mossos desalojaron el cuartel, mientras que el consistorio quiere comprar el edificio

La pesadilla empezó cuando el colectivo Arran, vinculado a la CUP, ocupó el antiguo cuartel en mayo del 2022 para convertirlo en una especie de «casal popular», en el que se tenía que llevar a cabo actividades sociales y culturales. Pero nada más lejos de la realidad, porque lo fueron ocupando personas de perfil conflictivo.

Desde entonces vivían una treintena de individuos que fueron los causantes de todos estos problemas. Por eso, y sin tapujos, el primer teniente de alcalde de Sant Sadurní, Pedro Campos, ha dejado claro que esta situación de degradación tiene como origen «la irresponsabilidad de este colectivo muy vinculado a la CUP, que al ocupar el cuartel ha provocado esta situación, convertir el edificio en un nido de delincuencia y que se viva el peor episodio de inseguridad en el municipio».

De hecho, muchos jóvenes que se habían instalado en el antiguo cuartel eran autores de hurtos y robos en comercios del pueblo y provocaban muchos problemas de convivencia. La situación llegó a tal extremo, que en mayo de 2023, gracias a la presión vecinal y policial, se consiguió expulsar a algunos de ellos. Entonces, la Fiscalía y la Abogacía del Estado presentaron la correspondiente denuncia y el caso se ha resuelto ahora, con la orden de desalojo que se acabó de ejecutar este miércoles.

El alcalde de Sant Sadurní, Pere Vernet, ha explicado que, antes del desalojo, los Mossos requirieron al Ayuntamiento que inspeccionara el edificio para evaluar posibles riesgos. A raíz de la visita del arquitecto y del ingeniero municipal, se emitió un informe en el que se constataba «un estado muy deficiente de conservación, desprendimiento de tejas, incumplimiento de los criterios mínimos para la cocina y lavabos, diversos entornos insalubres y peligrosidad de la instalación eléctrica, agravada por la presencia de bombonas de butano».

Y con el cuartel vacío, el Ayuntamiento considera que se pone de relieve la prisa para resolver la compraventa del cuartel. El Ministerio de Hacienda concedió al Ayuntamiento una subvención para comprar el edificio, pero el alcalde dice que no hay acuerdo sobre el precio final. La intención del consistorio es dedicar el solar a hacer pisos sociales y un centro de día para personas mayores.

Comentarios
tracking