29 de septiembre de 2022

El portavoz parlamentario de Compromís, Joan Baldoví, en el pleno del Congreso

El portavoz parlamentario de Compromís, Joan Baldoví, en el pleno del CongresoEFE

Comunidad Valenciana

Baldoví descubre sin pretenderlo la censura al español: «Mi nieto habla castellano sin que nadie le enseñe»

El diputado hizo todo un alegato en defensa del valenciano en el que no reconoció al castellano como lengua propia

Intentó todo lo contrario sin darse cuenta que la evidencia pudo más. Joan Baldoví, el portavoz parlamentario por Compromís en el Congreso de los Diputados, se cubrió de gloria él solo el pasado miércoles cuando, en un intento de defender el valenciano en las escuelas y vida pública, desveló sin darse cuenta la realidad que su partido pretende y ya lleva a cabo en la Comunidad Valenciana: que el castellano esté censurado o relegado a un segundo lugar frente a la lengua cooficial.
Pretendiendo ser irónico, Baldoví hizo todo un discurso tomando como ejemplo a su nieto Manel de cuatro años, al que «nadie le ha enseñado castellano, nadie», remarcó en varias ocasiones el diputado. «Sus padres le hablan en valenciano, sus abuelos también, en la escuela le enseñan en valenciano y sus amigos, que son valencianos, también le hablan en valenciano», continuó. ¿La sorpresa? Que Manel «juega en castellano», puntualizando dos frases que el niño utiliza al fantasear con ser superhéroe: «¡Ríndete, malo!» o «¡Estás prisionero, iaio! (abuelo, en valenciano)».
Un léxico infantil de juegos que al de Compromís le parece suficiente como para asegurar que su nieto domina el castellano «sin habérselo enseñado nadie» y que, a su parecer, demuestra «la convivencia ejemplar» entre ambas lenguas en la Comunidad Valenciana, para acabar señalando que el castellano «no está en peligro». Una lengua que ni siquiera reconoce como suya siendo español, pues Baldoví dijo textualmente: «No está en peligro vuestra lengua. Están en peligro nuestras lenguas», en referencia al valenciano, catalán, balear, gallego y vasco. Y a su parecer, son los partidos que luchan por la igualdad entre ambas lenguas y no la supremacía de una sobre otra los que «están intentando enmierdar la convivencia entre ciudadanos», recriminó.
Desde Hablamos Español afean estas declaraciones de Baldoví y le invitan a que en la Comunidad Valenciana se siga el ejemplo de Irlanda en donde permiten a los alumnos elegir entre el inglés o el irlandés como lengua vehicular en las escuelas. «Es la diferencia entre los demócratas y los totalitarios», denuncian.
Comentarios
tracking