La puerta del SagrarioPatricio Ruiz

”Juzgará a los pobres con justicia”

Domingo II de Adviento

Queridos amigos:
Entramos ya en la segunda semana de este Adviento, esperando la venida del Señor en Navidad, en la Santa Misa y en el último día de este mundo.
Es un tiempo propicio para enmendar nuestra vida, ofrecer limosna generosa, rezar con más intensidad y arreglar cuentas con el Señor en la confesión, que quizá hace ya un tiempo que no sacamos la basura y el alma se resiente tremendamente.
Es un tiempo para volver al Señor si hace ya mucho tiempo que lo olvidé, más enredado quizá por lo afanes de la vida, que por maldad o rechazo. Dios no juzga sin Misericordia porque ha venido a sanar y a salvar lo que estaba perdido; y «juzgará al pobre con justicia», como reza la lectura de Isaías que acabamos de escuchar. Es apasionante adentrarse en la lectura de las profecías que anuncian la venida del Mesías, porque nos aseguran que Cristo ya se ha hecho hombre, nos ha dicho toda la verdad y nos espera en el sagrario, en los sacramentos y en el cielo para darnos un abrazo en el que falte el aire, como canta esa preciosa canción de Hakuna.
Comenzamos a leer el testimonio valiente y aguerrido de Juan el Bautista en el evangelio de Mateo que nos invita a preparar los caminos del Señor, enseñar a otros quién es Dios, ayudar a los necesitados materiales y anímicos, en definitiva asfaltar en condiciones nuestra vida para que El resplandezca en nuestras pobres vidas y no nos vean a nosotros sino a Dios, todo un reto, ¿verdad?
La semana pasada, las lecturas nos hablaban de cómo Cristo viene a traernos la paz y esta semana, la justicia. No nos convirtamos en jueces que algún día, más o menos cercano, se hará justicia a todos aquel que la pide y la necesita; porque Dios no se queda con nada de nadie, lo cual no quiere decir que sea vengativo, sino que juzgará a los pobres con justicia y a los malvados los tratará según merecen sus obras. Al fin de cuentas tenemos un alma propia y liberta para hacer lo que nos dé la gana, contando con que quien ama, no hace el mal y que por la muerte tenemos que pasar todos, para ver por fin cara a Cara al que hemos amado en esta vida sin verlo.
Feliz Domingo. Feliz día del Señor.
Comentarios

Más de Patricio Ruiz

Más de Opinión

tracking