El obispo, Demetrio Fernández, en El Dorado

El obispo, Demetrio Fernández, en El DoradoÁlvaro Tejero

El primer obispo que llega a El Dorado

Demetrio Fernández bautiza a varios niños y celebra la primera comunión de otros

Ningún obispo había visitado antes el remoto poblado de El Dorado, en Perú, hasta la llegada del obispo de Córdoba, el lugar donde los sacerdotes misioneros impulsan la constitución de una comunidad que permita seguir con la preparación para los sacramentos de iniciación cristiana y el matrimonio.
Por eso, este 18 de enero será recordado por todos. Las familias se han congregado este día en torno a los sacerdotes y el obispo para que algunos niños reciban su primera comunión de manos de monseñor Demetrio Fernández y otros hayan sido bautizados. Un motivo de mucha alegría para el obispo, que asumió ante todos que «venir hasta El Dorado para administrar el sacramento es cumplir el mandato de Jesús».
El obispo bautiza un niño en El Dorado

El obispo bautiza un niño en El DoradoÁlvaro Tejero

El bautismo es la puerta de la Iglesia, pudieron escuchar de voz del obispo, que proclamó que «Jesús te ama y ha muerto por ti, por eso hemos llegado hasta aquí para darte esta buena noticia» y añadió que cada domingo, los responsables de esta comunidad se van a reunir para escuchar la palabra de Dios, que «a lo largo de la historia nos ha hablado de muchas maneras y todo está en la Palabra de Dios; conociéndola sabemos lo que Dios nos ha dicho y nos ha dicho cuál es el camino de la felicidad».
Un ambiente festivo, lleno de gratitud, se ha hecho presente y, durante la celebración, las palabras del obispo han confirmado a todos una certeza que les llena: con los brazos extendidos, Jesús nos dice a cada uno, «te quiero mucho, he dado la vida por ti, quiero que seas mi amigo». Así se lo ha traslado don Demetrio, que como los apóstoles sigue el mandato de Jesús de predicar el Evangelio hasta los confines de la tierra.
Comentarios
tracking