27 de noviembre de 2021

Así han sido las obras de la nueva plaza de España que estrena Madrid

Madrid

El desconocido dato verde que aparta los fantasmas de arboricidio en la Plaza de España

La capital es la segunda ciudad del mundo con más árboles en la calle, solo por detrás de Tokio
Críticas legítimas y quejas existen siempre, y esta vez no iba a ser la excepción. En las últimas horas, con motivo de la inauguración de la nueva Plaza de España, el resultado final parece haber disgustado a algunos.
A juicio de estas personas, el nuevo proyecto ha permitido que el cemento le gane terreno a los grandes y frondosos árboles que habitaban el lugar antes de la remodelación.
Aunque como toda obra que se precie, lo cierto es que habrá que esperar algún tiempo para comprobar el resultado en su esplendor –se han plantado en la zona un total de 1.100 árboles pero muchos son aún pequeños–, ya hay quien dice que la zona, en comparación con lo que había, pierde.

Madrid y sus árboles

Si hay algo de lo que puede presumir la ciudad de Madrid es de su cantidad de árboles repartidos en las calles, plazas y parques.
Un dato que quizás no conozcan aquellos que echan en falta las antiguas sombras de Plaza de España es que Madrid es la primera ciudad europea y la segunda del mundo en número de árboles, tan solo por detrás de Tokio. 

Reconocimiento de la ONU

La privilegiada situación de Madrid ha sido reconocida y aplaudida por la ONU.
La ciudad fue nombrada ‘Ciudad arbórea del mundo 2019 y 2020’ por la FAO y la Fundación Arbor Day (Fundación Día del Árbol).
La capital cuenta con 5,7 millones de árboles, distribuidos por toda la ciudad. Casi el 50 % de las vías urbanas están pobladas con árboles de alineación, un total de más de 2.600 kilómetros. 
Esto contribuye a combatir la contaminación emitida por, entre otros, vehículos privados y transporte público de superficie que recorren sus vías a diario.
Aunque la reconstruida Plaza de España no sea del gusto de todos los madrileños y turistas, que se quedan con la versión anterior, lo cierto es que Madrid va bien servida de árboles a lo largo y ancho de su territorio. De Madrid al cielo... o a la copa de un madroño.
tracking