01 de octubre de 2022

Bicicletas de BiciMAD en una estación

Bicicletas de BiciMAD en una estaciónEuropa Press

Ayuntamiento de Madrid  Sin prisa pero sin pausa: así avanza el primer tramo del carril bici de la Castellana

En total, el carril bici de Castellana contará con 13 kilómetros unidireccionales, 6,5 kilómetros en cada una de las direcciones segregadas

Las obras del primer tramo del carril bici de la Castellana, que va desde la plaza de Castilla hasta Raimundo Fernández Villaverde, transcurren a buen ritmo y cumpliendo los plazos previstos, por lo que en marzo de 2023 se pondrán en servicio los primeros 4 kilómetros de esta vía que acabará concluyendo en Atocha.
El delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, y la presidenta del distrito de Tetuán, Blanca Pinedo, han visitado este miércoles el primer tramo del carril. La obra comenzó el pasado mes de marzo con una inversión de 4 millones de euros y un plazo de ejecución de doce meses.
En concreto han visitado el tramo de 800 metros que discurre en los números pares del paseo de la Castellana, entre Raimundo Fernández Villaverde y la Plaza de Lima, de los cuales 500 metros ya han sido asfaltados, restando otros 300 metros que se asfaltarán en los próximos días. Una vez finalizado, este tramo no quedará habilitado para los ciclistas hasta que se complete toda la actuación de la primera fase, debiéndose dotar de continuidad al carril en los cruces de las plazas de Cuzco, Lima y Castellana.
La primera fase del carril bici de Castellana supondrá la construcción de 4,4 kilómetros de carril bici unidireccional entre plaza de Castilla y Raimundo Fernández Villaverde. Esta constará de 2,2 kilómetros cada una, además de una sección transversal media de 2 metros, situadas entre cada bulevar y la vía lateral.

Con esta obra se pretende eliminar 187 toneladas de dióxido de carbono y 3.119 kilogramos de óxido de nitrógeno

Los trabajos se están llevando a cabo «sin ninguna incidencia» y «cumpliendo los plazos previstos, de tal manera que vamos a cumplir ese calendario y ponerlo en servicio en marzo de 2023», ha comentado Carabante. Además, ha añadido que ahora mismo "se están llevando actuaciones en los puntos más conflictivos o que afectan más al tráfico y la circulación, aprovechando el mes de agosto en el que se produce una reducción sustancial del tráfico y la circulación, para evitar esos perjuicios”.

120 plazas menos de aparcamiento

Se espera que la nueva infraestructura permita el transito diario de unos 4.000 ciclistas. Asimismo, el carril bici «va a permitir eliminar el 10 % de la circulación de los coches y las motocicletas, de tal manera que va a haber un trasvase del vehículo privado a la bici», ha señalado el delegado del PP.
Ese trasvase va a suponer eliminar 187 toneladas de dióxido de carbono (CO2) y 3.119 kilogramos de óxido de nitrógeno. Por lo tanto, en palabras del delegado, este carril «va a contribuir a mejorar la calidad del aire».

Los patinetes podrán circular por este carril igual que una bicicleta

Según ha explicado, para llevar a cabo el carril bici en todo este primer tramo se van a eliminar 120 plazas de aparcamiento para coches, acabando con la metodología del aparcamiento en batería. Sin embargo, no se van a eliminar los carriles de circulación, puesto que el Ayuntamiento apuesta por hacer «compatibles» el vehículo privado y la movilidad personal.
En la ordenanza de movilidad, aprobada por el equipo de Gobierno de PP y Ciudadanos, «se apostó por los carriles multimodales», por hacer «compatible» en la ciudad «la bici con los patinetes y el resto de vehículos de movilidad personal». De esta forma, los patinetes podrán circular por este carril igual que una bicicleta, como sucede en el resto de vías ciclistas.

Nosotros vamos a sacar un modelo distinto que va a permitir acompasar la oferta y la demandaBorja CarabanteDelegado de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid

«Estamos trabajando en el proyecto de redacción de las cinco fases siguientes, que previsiblemente se pondrán a empezar a licitar a partir del año que viene o en la próxima legislatura», ha añadido el responsable de Medio Ambiente y Movilidad.

Más carriles e impulso de Bicimad

Carabante ha definido el carril bici de la Castellana como «el icono y la columna vertebral de la movilidad ciclista» en la ciudad, y como el «símbolo de que este Ayuntamiento apuesta por la movilidad sostenible», más concretamente por la ciclista. Según ha argumentado en este sentido el delegado, en este mandato «estamos ejecutando 38 kilómetros de carriles bici» en el conjunto de la urbe, frente a los «27 kilómetros que se ejecutaron en la pasada legislatura» del Gobierno de Manuela Carmena.

El servicio de Bicimad cuenta en la actualidad con 2.500 bicicletas y se espera que se amplíe a 7.500

A la par, se ha ampliado el servicio de Bicimad, cuya gestión directa por parte de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) está «en trámite de información pública». El servicio «tiene en la actualidad 2.500 bicicletas» y se ampliarán hasta 7.500, además de llevarlo a los 21 distritos de la capital.
«No hemos recibido ninguna alegación, y por tanto podremos elevar al próximo pleno del mes de septiembre la gestión definitiva directa» de Bicimad por parte de EMT, «de tal manera que podamos llevar el despliegue» del servicio público de bicicletas eléctricas «a los seis distritos» en los que todavía no opera Bicimad.
En otro orden, Carabante ha apuntado que el Ayuntamiento está trabajando «ya» en las nuevas autorizaciones para patinetes eléctricos. Los permisos se espera que se aprueben y liciten en septiembre o a principios de octubre, «para cambiar ese modelo de autorizaciones de patinetes».
«El anterior equipo de Gobierno dio 13 autorizaciones a 13 empresas para que pudieran prestar servicio con distintas zonas», y «nosotros vamos a sacar un modelo distinto que va a permitir acompasar la oferta y la demanda», ha adelantado.
Comentarios
tracking