19 de octubre de 2021

El rey Felipe VI (3d), la reina Letizia (d), la infanta Sofía (2d) y asisten al desfila del Día de la Hispanidad.

El rey Felipe VI (3d), la reina Letizia (d), la infanta Sofía (2d) y asisten al desfila del Día de la HispanidadEFE

Doña Letizia y la Infanta Sofía: el triunfo de la sencillez

Ambas acompañaron al Rey sin restarle protagonismo visual durante el desfile del Día de la Hispanidad

La Familia Real lució impecable y armónica durante el desfile del Día de la Hispanidad. La Reina Letizia escogió un sobrio vestido azul claro, mientras que la Infanta Sofía llevó un curioso modelo blanco de corte étnico centroeuropeo, ambas conjugando los colores celeste y blanco de la Gran Cruz del Collar de la Orden de Carlos III que llevaba el Rey, con la banda de seda de color azul celeste y dos franjas blancas.
Doña Letizia, en su impulso a la moda española, eligió un elegante vestido a medida azul claro de la creadora María Barragán, que diseña para eventos y novias. Con un escote a la caja de ligera forma en “uve”, el modelo ajustado y de largo bajo las rodillas, contaba con un ligero drapeado lateral, mangas largas remangadas y un cinturón doble de corte deportivo con chapas plateadas. Acompañó este atuendo, uno de los más sobrios hasta la fecha y muy adecuado a la temperatura del día, con unos zapatos de salón de color cobre y una pochette de mano en tono similar. Su peinado, una sencillísima coleta baja, le favorecía tanto como su impecable maquillaje y los pendientes de aguamarinas que ya ha llevado en otras ocasiones.

Una Familia Real a la altura

La Infanta Sofía fue ayer nuestra Walkiria particular, llevando un minivestido en color crudo de Claudie Pierlot de influencia centroeuropea que recordaba a los vestidos regionales veraniegos de las húngaras o a las indumentarias cosacas de hace dos siglos. Se trataba de un precioso modelo fluido de manga larga abullonada, pespuntes en contraste y volante inferior de la colección Claudie Cares en viscosa responsable, un material más ecológico que la viscosa normal. El modelo, de 285 euros y actualmente a la venta en la web de Claudie Pierlot, iba a juego con su tez y su preciosa melena suelta, aunque la Infanta es tan alta que no necesita minifalda para lucir esbelta.
Los zapatos de la Infanta Sofía, unas bailarinas negras con lazos de cuero atados al tobillo, iban absolutamente a juego con su atuendo, pues de nuevo retomaban el estilo húngaro y cosaco, así como el estilo de calzado centroeuropeo medieval. La Infanta, que se atreve con detalles muy a la moda, fue un ejemplo de naturalidad y decisión a su llegada, en los saludos oficiales y durante el desfile. Al ser tres únicamente, existió una agradable y visualmente fluida comunicación entre el Rey, la Reina y su hija menor. Fina estampa de una Familia Real a la altura de las circunstancias que brilló en conjunto cual imagen de camafeo.