28 de mayo de 2022

Córdoba

CórdobaTurismo de Córdoba

Viajes

Córdoba, la ciudad de las cuatro culturas

El Alcázar de los Reyes Cristianos, la Mezquita o los míticos patios convierten la ciudad en una de las más visitadas 

Conocida a nivel mundial por su Mezquita, Córdoba posee un casco histórico monumental declarado Patrimonio Mundial. Está repleto de un entramado singular de calles, patios llenos de flores y tabernas donde disfrutar de la herencia flamenca y degustar la mejor gastronomía andaluza. 
Aunque la primavera es su momento estelar, cuando la fragancia de flores como el azahar y el jazmín acompañan siempre, también es baladí visitarla el resto del año y ser testigo de las cuatro culturas que en ella conviven: romana, cristiana, islámica y judía.

Alcázar de los Reyes Cristianos

El Alcázar de los Reyes Cristianos es una fortaleza que, bajo sus muros, encierra gran parte de la evolución arquitectónica de Córdoba. En ellos conviven los restos romanos con los de origen árabe en un majestuoso solar que destaca ya desde sus murallas. 
Entrando por la Puerta Principal, que está presidida por una escultura del Rey Alfonso X el Sabio, podremos ver los muros de sillares pétreos y las cuatro torres que perfilan sus ángulos: Los Leones, Homenaje, La Inquisición y Las Palomas. En ellas se puede apreciar la singularidad de las dependencias.  
Sin embargo, merecerá la pena la visita por los Baños Reales y los patios, que con su enlosado de mármol, su vegetación de exóticas flores, hierbas aromáticas y frondosos árboles y los canales y albercas por los que discurre el agua muestran el auténtico esplendor del Alcázar cordobés. 
moorish style garden at Cordoba

Alcázar cordobésGTRES

Mezquita, puente romano y Calahorra

La antigua mezquita es, sin duda, el gran monumento de la ciudad, que en la actualidad tiene la consideración de catedral cristiana de Córdoba. Su construcción comenzó en el año 785. Fue la segunda mayor del mundo, por detrás de la Meca, hasta la construcción de la Mezquita Azul y en 1984 la Unesco la catalogó como Patrimonio de la Humanidad.  Reúne los estilos omeya, gótico, renacentista y barroco. 
Cruzando el puente romano de Córdoba, también conocido como el Puente Viejo al ser el único con el que contó la ciudad hasta la construcción del Puente de San Rafael a mediados del siglo XX, encontramos la Torre de la Calahorra.
En época de dominación musulmana, fue utilizada como torre de vigilancia, y, en la actualidad, alberga el denominado museo Vivo de al-Andalus, en el que se muestra la convivencia existente entre las culturas judía, cristiana y musulmana.
A man visits the former Mosque of Cordoba open to the public, as some Spanish provinces are allowed to ease lockdown restrictions during phase two, amid the coronavirus disease (COVID-19) outbreak, in Cordoba, Spain, May 25, 2020.  *** Local Caption *** .

Mezquita de CórdobaGTRES

Patios y Palacio de Viana

Recorrer los patios durante el día y disfrutarlos a la caída de la tarde, entre el olor a jazmín y a azahar de los naranjos, al arrullo de la música flamenca y la conversación de los amigos, es una experiencia única.
Los barrios de la Axerquía, San Agustín, Santa Marina y San Basilio cuentan con patios afamados, que los cordobeses vuelven a visitar año tras año, pues tanta belleza no es cosa que se consiga en un día. Aunque la primavera es el momento ideal para visitarlos, el resto del año podemos acudir a otros como los que tiene el Palacio de Viana. Doce patios que hacen un recorrido histórico y sensorial de Córdoba sin salir del edificio.
Patios cordobeses

Patios cordobesesGet your guide

Medina Azahara

Situada a ocho kilómetros de Córdoba capital, Medina Azahara encierra la fastuosa y misteriosa ciudad que Abd-al Rahman III construyó a los pies de Sierra Morena y convirtió en su residencia y centro político del califato. 
Se dispone la ciudad en tres terrazas rodeadas por una muralla, situado el Alcázar real en la más superior y la intermedia. La zona más baja se reservó para viviendas y la mezquita, edificada extramuros. Las fuentes históricas apuntan a la participación de unas diez mil personas que trabajaban diariamente en su construcción.
Abd al-Rahman no escatimó en materiales para lograr el efecto buscado: la insignia del poderoso reino que gobernaba. Ricos mármoles violáceos y rojos, oro y piedras preciosas, además del cuidado trabajo artesanal de los mejores canteros y las legendarias contribuciones bizantinas, ayudaron al encumbramiento del preciado proyecto. 
Medina Azahara

Medina AzaharaGet your guide

Comentarios
tracking