27 de noviembre de 2021

La gripe se ha convertido en una enfermedad pediátrica

La gripe es un proceso vírico, por lo que los antibióticos no sirven para tratarlaImagen de archivo

Salud

La mayor incidencia de gripe se da en los más pequeños

Los síntomas más comunes de este virus en niños son una fiebre repentina elevada, que puede durar varios días, malestar general, pérdida del apetito, dolor de cabeza, dolores musculares y tos
La gripe se ha convertido en una enfermedad pediátrica. Según el Informe de Vigilancia de la Gripe en España de la temporada 2019-2020, del Centro Nacional de Epidemiología y el Instituto de Salud Carlos III, los menores de 15 años fueron el grupo más afectado, con mayores tasas de incidencia entre los niños de 0 a 4 años, al igual que en las dos temporadas anteriores.
Los más pequeños son el factor fundamental en la cadena de transmisión de este virus respiratorio. Al contrario del COVID-19, que es transmitido de adultos a niños, en el caso de la gripe suelen ser los segundos los que contagien a sus padres, abuelos o demás personas mayores de su entorno. Teresa Cenarro, presidenta de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP), afirma que, al igual que el resto de virus respiratorios y el ya conocido coronavirus, la gripe se contagia mayormente a través de gotas y otras secreciones nasales o bucales. La manera más fácil de que el virus pase de una persona a otra es por los estornudos, toses, dando besos o incluso las manos.
«La gripe también se contagia por superficies contaminadas, por eso tan importante el lavado de manos, toser utilizando el codo y no la mano, usar pañuelos desechables y la mascarilla», afirma la pediatra. Hay que tener en cuenta que los niños menores de 5 años no están obligados a llevar mascarilla, por lo que, según la doctora, podrá ser el grupo que más se contagie de gripe esta temporada.

Cómo saber si se ha contagiado

Los síntomas más comunes de la gripe en niños son una fiebre repentina elevada, que puede durar varios días, malestar general, pérdida del apetito, dolor de cabeza, dolores musculares y tos. En algunos casos, este virus también puede venir acompañado de otros de tipo gastrointestinal, como la diarrea o la gastroenteritis.
Esta especialista también afirma que la medida más eficaz para prevenir la gripe es la vacunación. «En los niños, la directriz del Ministerio es vacunar a los menores que tienen mayores factores de riesgo, como enfermedades cardiacas o pulmonares, celiacos, asmáticos, o que conviven con personas de riesgo». La vacuna de la gripe se puede administrar desde los seis meses de vida.

Cómo tratar la gripe

«La gripe es un proceso vírico, por lo que los antibióticos no tienen efecto. Utilizarlos puede generar resistencia bacteriana», explica Cenarro. La Organización Mundial de la Salud ha clasificado esta resistencia como una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo. «Cada vez es mayor el número de infecciones, por ejemplo la neumonía, la tuberculosis, la gonorrea o la salmonelosis, cuyo tratamiento se vuelve más difícil debido a la pérdida de eficacia de los antibióticos», afirman desde la OMS.
El paracetamol y el ibuprofeno son las recomendaciones de esta pediatra para combatir la gripe, pero también, y mucho más importante, cama, reposo y mucho líquido. El tiempo acaba curándola con el paso de los días. En definitiva, es un tratamiento sintomático, es decir, se tratan los síntomas y no la causa subyacente, en este caso el virus de la gripe. Desde la AEPAP, no recomiendan los fármacos antitusivos –como el jarabe para la tos–, ya que su eficacia no ha sido demostrada.
«Si la tos es muy molesta, sobre todo la nocturna, que impide el sueño, se pueden utilizar jarabes antitusígenos, pero teniendo muy claro que sus beneficios no están demostrados y que pueden tener efectos secundarios», afirma la doctora Cenarro. Algunos de estos pueden ser la somnolencia, sequedad de mucosa u otros síntomas digestivos y, aunque no son muy graves, se pueden complicar cuanto más pequeño es el niño. Existen alternativas para eliminar la tos y los mocos: «hay un ensayo clínico que demuestra que la miel es más eficaz que los jarabes para la tos y sin los efectos secundarios», apunta la pediatra.
Entre las consecuencias socioeconómicas de la gripe se encuentran el absentismo escolar y laboral

Entre las consecuencias socioeconómicas de la gripe se encuentran el absentismo escolar y laboralImagen de archivo

No es un virus letal en niños

Aunque no es lo mas común, por la producción en exceso de moco que se almacena en oídos o pulmones, la gripe se puede complicar y dar lugar a otras patologías, como otitis, sinusitis o neumonía. La doctora Cenarro establece que solo entre el 10 y el 20 % de los casos de gripe en niños llega a estos extremos. Sin embargo, el doctor Javier Arístegui Fernández, de Pediatría Integral, afirma que «las tasas de hospitalización de niños sanos menores de 2 años son similares o incluso superiores a las de las personas mayores de 65 años». No obstante, la letalidad del virus es mucho menor en niños que en ancianos. Como en la mayoría de los procesos infecciosos, cuanto mayor es la persona, peores son las complicaciones y las consecuencias que pueda tener.
La gripe no solo tiene consecuencias negativas sobre la salud, sino que también tiene un importante impacto socioeconómico. Los niños que se contagian pierden días de colegio, por lo que aumentan los niveles de absentismo escolar. Y laboral, bien porque los padres han contraído el virus o porque se quedan en casa cuidando de sus hijos.
De todas maneras, las medidas de prevención ya asimiladas desde que comenzase la pandemia del COVID-19, como las mascarillas y el lavado de manos ayudarán, sentencia la doctora Cenarro, a una menor transmisión e influencia del virus de la gripe. 
tracking