07 de agosto de 2022

Los alumnos que aprenden un segundo idioma desde pequeños tienen luego más facilidad para aprender más lenguas en la madurez

Los alumnos que aprenden un segundo idioma desde pequeños tienen luego más facilidad para aprender más lenguas en la madurez

Educación

Todas las ventajas de que los niños aprendan inglés antes de los tres años

No se trata solo de hablar una segunda lengua, sino también de su desarrollo creativo, cognitivo y social

Los niños son como esponjas que absorben rápidamente todo lo que se les enseña. Lo mismo ocurre con los idiomas y más todavía en el primer ciclo de Educación Infantil, entre los 0 y los 3 años. Aprender una segunda lengua desde edades tempranas tiene una serie de beneficios que van más allá de conocer otro idioma desde muy joven. También les puede ayudar a desarrollar su imaginación, su capacidad de atención o su empatía y sensibilidad comunicativa.
Rachael Symes, directora de educación infantil y primaria del campus BSB Sitges de The British School de Barcelona, explica que, cuando un alumno de tan corta edad se da cuenta de que, empleando su lengua materna en el colegio no le entienden, puede entrar una fase no verbal. Aunque suponga una vuelta a no decir absolutamente nada, en realidad, ayuda a que observe, escuche y comprenda la segunda lengua, en este caso el inglés, y absorba sus estructuras.
Además, esta introducción tan pronta en otro idioma que no es el que se habla en casa da a estos niños ventajas a la hora de desarrollar su vocabulario, de comprender el funcionamiento del lenguaje y de producir los sonidos propios del idioma, es decir, de tener una mejor y más correcta pronunciación. Pablo Estrada, del British Council School de Madrid, resume en cinco los más importantes beneficios de que los más pequeños comiencen a aprender inglés:
  • Favorece la imaginación y el pensamiento crítico.
  • Desarrolla su capacidad de enfocar la atención.
  • Potencia su creatividad y su flexibilidad de pensamiento.
  • Dota a los niños de una gran sensibilidad comunicativa.
  • Les permite aprender una perfecta entonación y pronunciación.
«Manejarse de manera inconsciente en dos lenguas hace que los niños tengan que prestar más atención a cómo funciona cada una de ellas», afirma Estrada, quien también explica que los niños bilingües entienden antes que la relación entre una palabra y su significado es arbitraria, además de ver potenciado el pensamiento abstracto y el desarrollo semántico, que «están en la base de nuestra capacidad para generar ideas originales y comprender el significado de palabras y oraciones complejas», explica.
Los pequeños bilingües que luego aprendan un tercer idioma, podrán relacionar nuevas estructuras, vocabulario y expresiones con dos en vez de una lengua. Si bien, en inicio, pasan por los mismos estadios de desarrollo del lenguaje que los niños monolingües. En ciertos momentos predominará una sobre la obra, que no significa que vaya a suponer un retraso en su aprendizaje en ninguna de las dos, ni en su comprensión lectora, gramatical o morfológica.
Comentarios
tracking