08 de febrero de 2023

El verano puede ser el momento oportuno para convertir en hábito la alimentación saludable

Pexels

X Estudio de Turismo Familiar

Las familias viajarán más en 2023, aunque pendientes de los precios y las ofertas

El destino favorito de las familias será Andalucía, según la última encuesta de la Federación Española de Familias Numerosas

El turismo familiar, que en 2022 superó la profunda crisis de la pandemia gracias a las ganas de viajar de las familias, consolida esta recuperación con un público que sigue queriendo viajar, aunque lo hará más condicionado por el precio. Así lo demuestra el X Estudio de Turismo Familiar, realizado por la Federación Española de Familias Numerosas, en colaboración con la consultora DNA, para analizar las pautas de consumo turístico de las familias en 2023 y las perspectivas para 2023, y que ha sido presentado en FITUR por el presidente de la Federación, José Manuel Trigo, y el consejero delegado de DNA, Francisco J. Castillo.

Andalucía, destino favorito

La presentación ha tenido lugar en el Pabellón de Andalucía, la comunidad autónoma favorita de las familias para sus vacaciones, según revela el estudio, y en ella ha participado el consejero de Turismo, Cultura y Deporte, Arturo Bernal, quien ha recordado la importancia de las familias y familias numerosas para el turismo y el compromiso de su comunidad con este público.
Andalucía repite como destino preferido por las familias en primavera, verano y otoño; en el caso del invierno, Canarias le arrebata este año la primera posición, situándose como segunda opción en estos meses de frio. Los segundos destinos favoritos para el turismo familiar son Cataluña para primavera, Asturias para verano, Castilla y León en los meses de otoño.
El estudio refleja la recuperación de la confianza de las familias a la hora de viajar, transcurridos dos años de la pandemia, lo que se traduce en un incremento de los viajes en términos generales, que han crecido un 4,2 % en 2022. En ese año un 89,5 % de las familias hizo al menos un viaje de vacaciones, lo que supone haber superado, aunque sea ligeramente, los valores previos a la pandemia (88 % en 2019). Esta mayor confianza se aprecia también en el número de viajes que las familias realizan: siguen siendo mayoría las que hacen solo uno o dos viajes al año (33 % y 30 %), pero este último año ha crecido el número de quienes se han animado a viajar tres veces (20 %) o cuatro (8 %). El destino sigue siendo nacional; los viajes al extranjero se incrementan ligeramente, pero siguen siendo residuales, en 2022 apenas han llegado al 1 %.

Las claves para 2023

Para 2023, las perspectivas del turismo familiar son positivas, porque habrá también mayor gasto, aunque se aprecia cierta prudencia por parte de las familias, que quieren seguir viajando, pero demuestran más preocupación por el ahorro. Así, el estudio refleja que son mayoría las familias que creen que este año van a gastar más en ocio y turismo, el 43 % del total, si bien hay otro hay otro 39 % que cree que reducirá su presupuesto.
Con la participación de cerca de 600 familias de toda España, el estudio pone de manifiesto que la crisis derivada de la inflación no será un freno para el turismo familiar, aunque sí tendrá un efecto claro en la decisión y organización de las vacaciones de las familias, más preocupadas ya por encontrar ofertas y descuentos que por la seguridad frente a la covid. Y es que el precio se sitúa como la variable más importante a la hora de escoger un destino para el 61 % de las familias frente al 38 % de 2022, y, por el contrario, encontrar lugares no masificados donde sentirse menos expuestos, que era fundamental para un 34 % de las familias el pasado año, pasa a serlo ya solo para un 15 % de ellas.
La importancia de la cuestión económica parece clara, y no sólo a la hora de elegir un destino, sino también en el alojamiento, donde la prioridad de las familias cuando se les pregunta por las variables más importantes es «encontrar ofertas y descuentos en precio», y de nuevo, las medidas de seguridad frente a la covid pierden gran peso, pasando de estar en el top 3 de variables importantes en 2022 a situarse en la posición número 8. Por delante de la seguridad se sitúa tener habitaciones amplias y comunicadas, muy importante para familias numerosas, y el confort del alojamiento.
El estudio demuestra que el destino es decisivo para organizar las vacaciones en familia y, tras el paréntesis de la pandemia, lo es cada vez más: un 59 % de las familias (un 3 % más que en 2022) organizará sus vacaciones en base al lugar, frente a un 41 % (3% menos) que lo hará en torno al producto (hoteles, parques, restaurantes...). Sea cual sea el lugar elegido, son los padres los que eligen siempre, una novedad frente a años anteriores en los que los hijos tenían mucha influencia a la hora de decidir donde pasar el verano (50,54% en 2022).

Sol y costa

El año pasado, el sol y la costa fueron la prioridad para las familias en verano, con un 53 % de familias que pasaron allí sus vacaciones; mientras que en la Navidad y los fines de semana y puentes, ganaron los destinos de interior, y en Semana Santa estuvieron muy igualados los destinos de interior y los de costa. Este mapa de destinos se mantendrá en este nuevo año, ya que el destino elegido por las familias para 2023 seguirá siendo de sol y playa (54 %), y el tipo de turismo, también el de sol y playa (42 %), al que sigue el turismo naturaleza, que elige un 18 % de las familias. Lo que cambia es un mayor interés por el turismo cultural, que crece un 3 % y eligen ya el 11 % de las familias y el turismo activo, que se incrementa un 4,5 % y entra a formar parte del Top 5 de tipos de turismo familiar, elegido por un 7 % de familias.
Sobre el alojamiento, los datos de 2022 demuestran una recuperación de los hoteles como una de las opciones preferidas por las familias. Por primera vez en tres años, crecen las reservas en hoteles y se sitúan, con un 32% del total, casi al mismo nivel que las casas de amigos y familiares (33 %). También crece la demanda de apartamentos turísticos, la tercera opción de alojamiento para las familias que se sitúa también muy cerca de las anteriores con un 29 % de familias. Este incremento en la demanda de reservas hoteleras se acentúa en 2023, año en el que despegará, siendo el único alojamiento que sube en la previsión de las familias y se sitúa como la opción favorita para el 44 % de ellas, ya por delante de las casas de amigos y familiares.
Comentarios
tracking