19 de octubre de 2021

Jessica Alba acaba de publicar 'A bear to share'

Jessica Alba acaba de publicar 'A bear to share'Dylan Travis/ABACA

Gente

La aventura editorial de los famosos

Jessica Alba, Channing Tatum o Hilary Duff escriben con éxito libros infantiles

Actores, modelos, deportistas, empresarios, influencers… y, eventualmente, escritores. Son muchos los famosos que, entre compromisos profesionales, se lanzan a la aventura editorial y deciden hacer de la escritura infantil su nuevo hobbie.
La última en sumarse a la moda de la literatura ha sido Jessica Alba. La líder empresarial y actriz se ha unido junto a Baby2Baby para coescribir el libro A bear to share, con el que intentan transmitir el importante mensaje del intercambio de favores desde una edad temprana a través de la tierna y encantadora historia de Tiana y su osito de peluche Bach.

Como ella, Channing Tatum decidió publicar The one and only sparkella, tras una de las experiencias más bonitas a las que se ha enfrentado: pasar el confinamiento junto a su hija Everly de 7 años. Durante el tiempo que estuvieron juntos, ambos pudieron disfrutar de momentos plagados de princesas y unicornios. Ahora su libro sirve para reforzar conceptos como la autoestima, así como el amor entre un padre y una hija.

A Hilary Duff, el nacimiento de su hija Mae ha venido acompañado de la publicación de su primer libro infantil, perfecto para compartir con sus otros dos hijos, Lucas y Banks. De hecho, fue esta última, la que le inspiró a realizar el proyecto ilustrado. «Recuerdo llegar a casa del trabajo alrededor de la medianoche... Cansada y emocionada, abracé a mi hija y recordé las muchas formas en que vi a mi madre ser valiente y me animaron a hacer lo mismo».

En el ámbito nacional, conocidas celebrities como Almudena Cid, autora de la saga Olympia, y Helen Lindes también utilizó el confinamiento como periodo creativo. Fruto de esas crisis de creatividad, nació El caballo valiente y otros cuentos para leer en familia, que recoge las historias que cada noche contaba a sus hijos Alan y Aura, antes de irse a dormir. Su propósito era que los animales, principales protagonistas del libro, enseñen a los niños alguna moraleja o lección de vida.