08 de diciembre de 2021

Author J.K. Rowling at the premiere of the film 'Fantastic Beasts And Where To Find Them' in London, Tuesday, Nov. 15, 2016.

La escritora ha recibido amenazas de muerte como para empapelar su propia casaJoel Ryan

Gente

J. K. Rowling y otros famosos que han visto amenazada su privacidad

Un grupo de activistas reveló la dirección de su casa
Convertirte en escritora de éxito puede traer consigo cambiar el rumbo completo de tu vida, pero también conllevar una serie de inconvenientes al estar sumamente expuesto a la esfera pública. Que se lo digan sino a J. K. Rowling, que se ha convertido en la última víctima del conocido como doxxing, una forma de acoso online contra famosos en la que se revelan información personal al gran público. La creadora de Harry Potter ha utilizado su cuenta personal de Twitter para denunciar que tres activistas que estaban en contra de su ideología y forma de pensar se fotografiaron frente a su casa dejando que la dirección fuera completamente visible y compartieron la imagen en redes sociales.
«Quiero dar un enorme agradecimiento a todos los que denunciaron la imagen a @TwitterSupport. Vuestra amabilidad y decencia han marcado una gran diferencia para mi familia y para mí. También me gustaría agradecer a @PoliceScotland su apoyo y ayuda en este asunto. Imploro a las personas que retuitearon la imagen con la dirección aún visible, aunque lo hayan hecho condenando las acciones de estas personas, que la borren», explicó.
Esta peligrosa violación de privacidad se sumaría así a otras, ya que, como ella misma ha revelado, ha recibido tantas amenazas de muerte que podría «empapelar la casa con ellas». También ha admitido que deberían dejar de acosar, hostigar y amenazar por ideas contrarias a las suyas.
Como ella, otros famosos también se han visto envueltos en truculentas historias de acoso, demostrando que, en ocasiones, la fama tiene un precio bastante alto. Gwyneth Paltrow, sin ir más lejos, se pasó varios años recibiendo mensajes y todo tipo de regalos de índole sexual de un acosador llamado Dante Soiu. Aunque fue detenido y enviado a una institución mental, volvió a contactar entre 2009 y 2015 con el objetivo de convertirse en su marido.
La misma situación sufrió Hilary Duff, cuando un joven ruso de 18 años se mudó a Estados Unidos con un fin similar. Se hizo amigo de un paparazzi y la acosó durante meses, incluso amenazándola con suicidarse si no respondía a sus peticiones. Finalmente, terminó denunciándole cuando descubrió que planeaba asesinarla en algún evento público. Amenazas de muerte también sufrió Catherine Zeta-Jones por una de las fans de Michael Douglas, su marido. El acoso fue tal que Dawnette Knight fue condenada a tres años de prisión.
En otras ocasiones, la invasión de privacidad trae consigo un asalto en la propia casa. Sandra Bullock se vio obligada a esconderse en su propia habitación cuando James Corbett, que dedicaba su tiempo a escribirle cartas confesándole su amor, se coló en su mansión de Los Ángeles.
Kendall Jenner se vio obligada a vender su residencia y trasladarse a otra más segura cuando vio que el mismo hombre de 24 años intentaba entrar en la vivienda una y otra vez. 
tracking