19 de agosto de 2022

Begoña Gómez,

Begoña Gómez, en 2019 y a la derecha, esta semana en varios actos de la cumbre de la OTANGTRES

Begoña Gómez y su metamorfosis para jugar a ser primera dama

La mujer de Pedro Sánchez ha buscado insistentemente el foco durante la cumbre de la OTAN

Begoña Gómez buscaba el foco y lo encontró. Quería su momento de gloria durante la cumbre de la OTAN y ha tenido varios. El lunes recibió a la primera dama Jill Biden en Moncloa y participó en la cena del Palacio Real, el miércoles por la mañana se sumó a la visita de la Granja de San Ildefonso con la Reina Letizia y ayer por la noche, tuvo su gran aparición estelar codeándose con primeros ministros y presidentes, entre los cuadros del museo del Prado. Conviene recordar que nuestro país es una monarquía parlamentaria, el jefe de Estado es el Rey y, en consecuencia, no hay una primera dama, sino una Reina.
Begoña Gómez, de 47 años, lució ayer un vestido rojo, con escote asimétrico y largo midi, hecho a medida por Marcos Luengo. El diseño se ajusta a la cintura para estilizar la silueta y deja al descubierto sus brazos, dos detalles muy presentes en el vestuario de Doña Letizia. Siguiendo su estela, ha querido presumir de silueta y de brazos tonificados. La mujer de Pedro Sánchez lució la melena ondulada suelta sobre los hombros y unos salones de ante color nude.
Begoña Gómez y Boris Johnson

Begoña Gómez y Boris JohnsonGTRES

Se la vio en su salsa conversando de manera animada con Joe Biden, presidente de Estados Unidos o Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido. Cada vez que el fotógrafo oficial reclamaba su atención mayor se hacía su sonrisa.
El diseñador asturiano Marcos Luengo ha estado muy presente en su vestidor durante la cumbre. No soló firmó su vestido rojo con el que buscaba la atención y la consiguió, sino también el que vistió en la cena de bienvenida ofrecida por los Reyes en el Palacio Real. Un traje confeccionado a medida en crepé y muselina de seda natural en color gris.
La Reina Letizia y Begoña Gómez

La Reina Letizia y Begoña GómezGTRES

Durante su visita con las primeras damas al Palacio Real de la Granja de San Ildefonso optó por un favorecedor mono en color rosa palo, firmado por Moisés Nieto, confeccionado en tejido sostenible y creado para esta ocasión. Completó el estilismo con unas alpargatas de cuña del mismo color que el mono, también inspirada en el calzado que suele lucir Doña Letizia y en esta cumbre, otras primeras damas.

Retoques estéticos

La mujer de Pedro Sánchez ofrece una imagen muy diferente a la de hace unos años, tanto a nivel físico como de armario. A nivel estético, se ha sometido a algunas intervenciones para suavizar las facciones de su cara. Es muy visible la infiltración de bótox y ácido hialurónico en pómulos.
En cuanto a su cabello, ha renunciado a esos tirabuzones y rizos tan poco elegantes, que lució por ejemplo en 2019 en la Fashion Week de Madrid. En la actualidad, lleva un rubio más platino, con mechas marcadas, alguna capas y flequillo.
Begoña Gómez abandonó este año la Dirección del IE Africa Center para afrontar una nueva etapa profesional. Según fuentes del IE el tiempo que Begoña Gómez ha estado ligada a la empresa ha generado más ruido mediático y «no ha sido tan productivo como se esperaba inicialmente».
Aunque durante la cumbre de la OTAN ha estado muy presente, durante los últimos meses optó por un perfil bajo, lejos de los focos y evitando acaparar titulares. Algunos atribuyen su salida de escena al adiós de Iván Redondo, consejero de comunicación del presidente.
Comentarios
tracking