12 de agosto de 2022

Meghan Markle

Meghan MarkleGTRES

Meghan Markle cumple 41 años retratada como la villana de la corte de los Windsor

La última biografía de los Duques de Sussex, firmada por Tom Bower, la define como una mujer «egocéntrica, manipuladora y exigente»

Meghan Makle cumple 41 años envuelta en una y mil polémicas. Centrada en su vida familiar y, sobre todo, en sus dos hijos, Archie y Lilibet Diana, no logra escapar del foco mediático.
Llegó a los Windsor como un soplo de aire fresco, siendo considerada por gran parte de la sociedad británica como la pieza que la Familia Real necesitaba para cobrar el adjetivo de perfecta. Sin embargo, con el paso del tiempo, las polémicas, los revuelos y los enfrentamientos empezaron a aflorar hasta el punto de que Meghan se convirtió en la gran amenaza de la Reina Isabel II y de su familia.
Ella siempre ha sabido lo que quería, cuál era su objetivo y el futuro que quería para sus hijos, de ahí que en ningún momento se dejase amedrentar ni siquiera por la querida, admirada y respetada soberana. Meghan fue la principal precursora de la decisión del Príncipe Harry de desligarse de la Corona británica y empezar una nueva vida con su familia en Estados Unidos, alejados de los asuntos que atañen a la Familia Real, pero sin dejar de protagonizar titulares.
El Príncipe Harry y Meghan Markle, en los Juegos Invictus

El Príncipe Harry y Meghan Markle, en los Juegos InvictusGTRES

Considerados como dos de las personas más influyentes del mundo por la revista Time, a lo largo de todo este tiempo Meghan y Harry han ido protagonizando reapariciones puntuales que han dado mucho de que hablar, aunque nada se puede comparar con la que llevaron a cabo en el que resultó ser el primer viaje a Europa de Meghan desde que esta y su marido decidieron desligarse de la Corona. El pasado mes de abril el matrimonio aprovechó un viaje a los Países Bajos, donde Harry tenía previsto liderar los diferentes actos de los Invictus Games, para hacer un alto en el camino y trasladarse a Windsor para visitar a la Reina Isabel II y reencontrarse con ella tras varios meses de polémicas y distanciamientos.
Todo parece apuntar a que fue precisamente en esa reunión donde los duques de Sussex acordaron con la soberana su participación en algunos actos del Jubileo de Platino que conmemoraba los 70 años en el trono de la Reina. Así, sin llamar demasiado la atención, ni quitar protagonismo al resto de los Windsor, Harry y Meghan, acompañados de sus hijos, regresaron a Londres el pasado mes de junio generando, como era de esperar, una gran expectación. Allí, además de con la monarca pudieron reencontrarse con el príncipe Carlos, con Camilla de Cornualles y con los duques de Cambridge, con quienes no llegaron a dirigirse la palabra, al menos públicamente. Lo que muchos han entendido como la prueba inequívoca de que entre los hermanos y las cuñadas siguen existiendo grandes diferencias.
Britain's Prince Harry and Meghan Markle, Duchess of Sussex during the Commonwealth Day in London, Monday, March 09, 2020.
en la foto, cogidos de la mano

El Príncipe Harry y Meghan Markle, en el Día de la Commonwealth en Londres en 2020GTRES

Más allá de estas rencillas familiares, desde que Meghan decidió romper lazos con los Windsor, muchas han sido las polémicas a las que ha tenido que enfrentarse, tales como el litigio que emprendió y ganó al tabloide británico Associated Newspaper después de que este publicase las diferentes partes de una carta «personal y privada» que escribió a su padre, Thomas Markle, con quien apenas tiene relación, o a todas las acusaciones recibidas por parte de su familia paterna. ¿La última? Una demanda que ha puesto en su contra Samantha Markle, conocida como su medio hermana, por un presunto delito de difamación tras todo lo que la duquesa comentó en su controvertida entrevista con Oprah Winfrey.
Ahora, los frentes abiertos de Meghan se han visto multiplicados después de que el pasado 21 de julio se publicase Revenge: Meghan, Harry And The War Between The Windsors. En él, el autor Tom Bower recoge un sinfín de anécdotas de la duquesa que no la dejan en muy buen lugar. Una de ellas está relacionada con el funeral del duque de Edimburgo y le aleja, todavía más, de la Reina Isabel II, quien, al parecer, el día del funeral de su marido expresó: «Gracias a Dios que Meghan no vendrá». Tilda a Meghan de mujer «egocéntrica, manipuladora y exigente». Harry no sale mejor parado y lo describe como «mimado, maleducado, ingenuo y exigente».
No obstante, en su intento de seguir llevando una vida tranquila, feliz y alejada del foco mediático, lo más probable es que Meghan esté festejando este 41 cumpleaños en la más estricta intimidad y acompañada, como no, de sus grandes apoyos, su marido, sus hijos y su madre, Doria Ragland.
Comentarios
tracking