07 de agosto de 2022

Marlene Engelhorn

Marlene Engelhorn

La sorprendente tesis de la heredera que ha rechazado cuatro mil millones de euros

Marlene Engelhorn, austríaca de 29 años, es descendiente de los fundadores de BASF, la mayor compañía química del planeta

El reparto de una herencia puede dinamitar la buena sintonía de las familias mejor avenidas. Lo hemos visto en clanes famosos como los Pantoja o en nuestro propio vecindario. En la familia austriaca Engelhorn nunca supondría un problema. Esta semana la prensa del país vive fascinada con la historia de Marlene Engelhorn, una joven de 29 años, que estudia Lengua y Literatura en Viena. Ha renunciado a una herencia de cuatro mil millones de euros, que le correspondería como descendiente de los fundadores de BASF, la mayor compañía química del planeta. En 2020 registró unas ventas de casi 60.000 millones de euros.
Marlene creció entre algodones en Viena, en una mansión «demasiado grande» y con unas comodidades que en seguida hicieron que su entorno le colgara la etiqueta de «niña rica privilegiada». Nunca se sintió cómoda con esas miradas inquisitivas por su patrimonio familiar. Su abuela ocupa el puesto 687 en la lista de Forbes y durante los últimos años comenzó a concienciarla del peso de la herencia que recibiría. A Marlene Engelhorn no le hicieron los ojos chiribitas fantaseando con una vuelta al mundo, un yate o la idea de no volver a trabajar nunca. Se agobió. «No sabía qué hacer con eso, pero después comencé a pedir consejo a gente de mi entorno. Hablé con expertos y llegué a la conclusión de que no debería ser mi decisión qué hacer con el dinero de mi familia, por el cual no he trabajado yo», explicó en algunas entrevistas.

Movimiento social

Marlene Engelhorn ha renunciado al 90% de su herencia y aclara: «no es que no quiera ser rica sino que no quiero ser tan rica». Colabora con la fundación Millonaires for humanity que defiende que los millonarios paguen más impuestos. Hace un año fundó AG Steuersrechtigkeit, conocido en redes como Taxmenow, donde reúne a 50 herederos de fortunas millonarias que quieren renunciar a ellas para que pasen a manos del Estado y se encargue de su gestión.
Tampoco ve con buenos ojos las donaciones que hacen grandes millonarios como Jeff Bezos o Bill Gates. «Como alguien que ha disfrutado de los beneficios de la riqueza toda mi vida, sé lo sesgada que está nuestra economía y no puedo seguir sentada y esperando que alguien, en algún lugar, haga algo».
Durante la última edición del foro de Davos, Marlene integró un reducido grupo de jóvenes millonarios que reclamaron más impuestos para las grandes fortunas. «Hemos llegado al final del camino cuando otras 250 millones de personas se verán empujadas a la pobreza extrema este año», declaró Marlene en el Foro de Davos. Para muchos de los allí presentes este grupo de jóvenes millonarios solo son un grupo de ricos inadaptados, con sed de atención, que no saben nada de los problemas reales de la vida porque se cansaron de tenerlo todo.
Comentarios
tracking